Con abrazos, Origen ‘gradúa’ a quienes han vivido la violencia

La Fundación Origen se ha especializado en propiciar encuentros vivenciales entre personas que han sido protagonistas de la guerra y también la han sufrido, pues muchos de ellos han quedado con alguna discapacidad. Al final de las jornadas logra abrazos entre los participantes al exaltar su humanidad.
 
4 de diciembre de 2015
 
Muchos de ellos quedaron mutilados, otros con profundas secuelas sicológicas por lo que eluden la mirada de su interlocutor. Unos vienen de la guerrilla, otros de los grupos paramilitares y muchos otros de la Fuerza Pública. Se encuentran en un mismo espacio. Y comparten durante días las 24 horas, incluso aquellas en las que la luz se apaga para dar paso al sueño.
 
Mediante estas jornadas dirigidas, la Fundación Origen busca trabajar con la profundidad que lo amerita los temores más guardados, los miedos no mencionados, los dolores adormecidos de muchas personas que han sido protagonistas de la guerra y han padecido su horror en carne propia, pues han quedado lesionados de por vida física y/o sicológicamente.
 
Tras participar de estos espacios, quienes han tenido la oportunidad de tomar estas jornadas están preparados para dar su testimonio, uno guiado por lo que les brota del corazón liberado por encontrar que el adversario de la guerra es tan frágil como ellos.
 
La Fundación Origen busca formar a líderes sociales para que tras procesos vivenciales puedan devolverle a la sociedad más de lo que han recibido y así hacer de este un mejor país. 
 
Este video es uno de los proyectos finales realizado por militares, exguerrilleros, exparamilitares y líderes comunitarios, unos afectados físicamente por artefactos explosivos, otros no; que se reúnen y perdonan. El film lleva por nombre ‘El abrazo por La Paz’