Esta es la ruta de trabajo por la paz que seguirán los líderes religiosos

Diferentes confesiones religiosas presentaron las actividades que tienen planeadas de forma conjunta para apoyar la construcción de paz en los territorios de Colombia.

9 de diciembre de 2015
Foto: Daniel Reina


De aquí al 2020 más de 80 confesiones religiosas con sede en Colombia trabajarán de forma conjunta para apoyar la construcción de paz en los territorios del país.  

Lo harán a través de una serie de actividades que fueron definidas luego de más de un año de trabajo conjunto y que presentaron este miércoles cuatro representantes de algunas de las confesiones que participan en el proyecto.

El trabajo conjunto ha sido impulsado por Cree en la Reconciliación, una iniciativa de Reconciliación Colombia que busca acercar a los líderes de las diferentes confesiones religiosas y espirituales para que reflexionen sobre su rol en materia de paz y de reconciliación.

La decisión de trabajar con los líderes religiosos se tomó debido a la legitimidad que muchos de ellos tienen en las regiones más apartadas del país y debido a que muchos adelantan, desde hace varios años, proyectos por la reconciliación.

Más allá de la ruta de trabajo diseñada y de las actividades concretadas, los líderes destacaron el hecho de haber podido trabajar juntos, por encima de sus diferencias.

Marcos Peckel, director ejecutivo de la Confederación de Comunidades Judías de Colombia dijo que la clave estuvo en haber trabajado desde lo común y pensando en cómo aportar, y no discutiendo dogmas de fe.

Por su parte Fanny Ochoa, directora del Centro de Altos Estudios Islámicos, dijo que si las diferentes confesiones aceptan la multiculturalidad en el tema religioso estarán “dando un aporte muy grande a la paz”.

La ruta de trabajo

Durante 18 meses los líderes se reunieron y trazaron un plan de trabajo que tiene cuatro líneas de acción: pedagogía, memoria y víctimas, incidencia pública y comunicaciones.

Cada una de esas líneas de acción tiene una serie de responsables, así como tareas y actividades planteadas.

El padre Leonel Narváez, presidente de la Fundación para la Reconciliación, presentó algunas de las acciones de pedagogía que adelantarán las confesiones religiosas: crear un comité que articule a las diferentes confesiones con el Gobierno para liderar las distintas estrategias de pedagogía, formar a personas clave para que ayuden a capacitar a las comunidades, llegarle a la audiencia cautiva que las iglesias tienen cada semana, y preparar un evento ecuménico que se realice simultáneamente en todo Colombia una vez se firme el acuerdo de paz.

El encargado de hablar sobre la línea de memoria y víctimas fue Marcos Peckel, quien destacó que “es erróneo pensar que esta se construye sólo con las víctimas” y que “hay que incluir a los victimarios”.

Algunas de las acciones que se adelantarán en este aspecto son la publicación de un libro sobre el papel del sector de las confesiones religiosas en la reconciliación,  encuentros regionales e  intersectoriales que buscan fomentar la participación de la sociedad, y fortalecer los espacios de conmemoración ya existentes.

En la línea de incidencia pública las confesiones religiosas realizarán un mapeo de iniciativas de reconciliación e impulsarán la creación de una Alta Consejería o de un Viceministerio de asuntos religiosos que consolide una política pública sobre el tema.

Finalmente, en cuanto a comunicaciones, las confesiones religiosas diseñarán una estrategia para incidir en audiencias externas e internas y capacitarán a los periodistas y a los estudiantes de periodismo de todo el país.

Todo esto estará acompañado por acciones públicas de reconciliación que manden un mensaje de unidad a todo el país.

El proyecto Cree en la Reconciliación opera a través de un comité técnico del que hacen parte, entre otros, delegados del Ministerio del Interior, la Conferencia Episcopal, el Consejo Evangélico de Colombia, la Fundación para la Reconciliación, la Mesa Ecuménica Nacional por la Paz, el CINEP, la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI) y las universidades Javeriana y del Rosario, el Centro Internacional para la Religión y la Diplomacia, la Confederación de Comunidades Judías de Colombia, Justapaz, Puentes para la Paz, el Centro de Altos Estudios Islámicos, la Comunidad Budista Soto – Zen, entre otros.