Acciones Reconciliadoras

Gobierno y Farc intentan cerrar acuerdo sobre víctimas

‘Jesús Santrich’, delegado de la guerrilla, dijo que ese documento estaba listo en un 99% y que las diferencias en el tema de justicia transicional ya fueron superadas.

10 de diciembre de 2015

Este jueves arrancó un nuevo ciclo de conversaciones en La Habana entre el Gobierno y las Farc.

Ambas delegaciones llegan a la isla con la misma idea: cerrar definitivamente el punto de víctimas, que están negociando desde hace prácticamente un año y medio y que sólo ha tenido avances parciales.

El documento final ya está en construcción y  según el guerrillero Jesús Santrich “está listo en un 99 por ciento”. El mismo Santrich dijo que está superado el tema de justicia trancisional, que había sido el nudo gordiano durante casi un año y que seguía en discusión incluso después de haber sido publicado un supuesto acuerdo, con estrechón de manos del Presidente Santos y Timochenko incluido.

“Están acordados los componentes del sistema integral de justicia hasta el punto quinto de la agenda”, dijo.

Los otros temas que incluirá el acuerdo de víctimas son la comisión de la verdad –que se dio a conocer en agosto–, la reparación a las víctimas y las garantías de no repetición.

Una vez superado el punto, el proceso de paz entraría en su fase final y las partes tendrían que definir los mecanismos para hacer efectivo el cese al fuego bilateral y el mecanismo para refrendar los acuerdos.

En esos puntos aún hay posiciones distantes, por lo que el proceso se extendería aún varios meses. Las Farc, por ejemplo, han hablado de territorios especiales para la paz desmilitarizados para hacer el tránsito de movimiento guerrillero a grupo político, mientras que el Gobierno ha rechazado de tajo esa opción, aunque sí pide concentración de tropas de la guerrilla y verificación de las Naciones Unidas.

En cuanto a la refrendación, el Congreso está a punto de aprobar una versión conciliada del proyecto de plebiscito por la paz, que pasaría a revisión de la Corte Constitucional.  Ese proyecto contiene la idea de refrendación del Gobierno; una votación popular para que los colombianos aprueben o rechacen los acuerdos de La Habana.

Pero las Farc han criticado desde el inicio esa idea y se mantienen en su posición: realizar una Asamblea Nacional Constituyente que aplique los acuerdos y discuta los puntos pendientes, que  ellos llaman salvedades.

Las partes tendrían que negociar y acercar sus posiciones, pues el Presidente Santos y ‘Timochenko’ se comprometieron a firmar la paz antes del 23 de marzo de 2016. El tiempo ya está corriendo.