Acciones Reconciliadoras

Medellín presentó los primeros avances de su ¡Basta Ya!

La presentación de los avances de los primeros seis meses del proyecto Medellín ¡Basta Ya!, que indaga por las memorias orales, escritas y visuales de los habitantes de la ciudad, se realizó en el Museo Casa de la Memoria.

Yeison Camilo García
Editor de DeMemoria Revista del Museo Casa de la Memoria (Medellín)
Diciembre 11 de 2015

Foto: Medellín ¡Basta Ya! 


En compañía de representantes del Ministerio del Interior, el Centro Nacional de Memoria Histórica y la Alcaldía Municipal, investigadores de la Corporación Región, la Universidad de Antioquia y Eafit presentaron ayer los avances de la primera fase del proyecto de memoria histórica Medellín ¡Basta Ya!, que duró seis meses.
 
Según Marta Inés Villa, directora de la Corporación Región y coordinadora general del proyecto, este “tiene como objetivo construir un relato del conflicto armado y las violencias asociadas a aquel entre los años 1980 y 2013, para dar cuenta de lo que pasó en la ciudad, por qué pasó, cuáles fueron sus afectaciones y cómo respondieron los habitantes”.
 
Para ello, explicó, los investigadores construyeron una metodología que abarca la revisión de material de prensa, estrategias comunicativas y ejercicios de movilización ciudadana –talleres, laboratorios y grupos focales– orientados al reconocimiento de las memorias de las víctimas y demás pobladores que experimentaron las violencias.
 
Además, definieron varios componentes de investigación en torno al conflicto armado: contexto en términos de periodos y espacios urbanos; patrones de victimización, impactos y daños; formas de respuesta social e institucional; y memoria sobre la violencia a partir de los recuerdos y relatos de los ciudadanos.

Logros iniciales

Villa aseguró que el principal logro de esta primera fase del proyecto fue poner en la los escenarios de discusión pública una pregunta reflexiva por la memoria histórica de Medellín y, a partir de aquella, proponer la construcción del ¡Basta Ya! para comprender qué le ha pasado a la ciudad y sus habitantes.
 
También, destacó como logros haber descubierto que “hay enorme una memoria en la ciudad, que está plasmada en los lugares, los relatos y los cuerpos de la gente, a través de los cuales se puede leer esa historia compleja que ha pasado”; y el hecho de que “hay una necesidad –entre los pobladores– de relatar y verse reflejados en los relatos”.
 
Por su parte, Ana María Jaramillo, investigadora de la Corporación Región y coordinadora académica del proyecto, indicó que un logro importante fue la construcción de un diseño metodológico que incluyera las memorias e historias de diversos sectores: víctimas, habitantes… y se acercara a la palabra de los victimarios.
 
En ese sentido, añadió que aquel diseño metodológico “abre un camino para armar un relato capaz de recoger esas diversas memorias; que no se cuente lo que pasó desde un solo lugar o perspectiva, sino que haya una combinación de miradas, apuestas e iniciativas diferentes”.
 
Y recordó que en cada uno de los componentes de la investigación hay logros que permiten identificar los actores involucrados en el conflicto, plantear múltiples hipótesis explicativas del por qué pasó lo que pasó en Medellín y empezar a historizar los hechos violentos a partir de periodos y modalidades de victimización.
 
Ambas, Villa y Jaramillo, coincidieron en que al finalizar el proyecto esos logros iniciales deben contribuir a que los ciudadanos reconozcan los episodios violentos que han vivido y comprendan la lección que dejaron, con el fin de asegurar condiciones sociales e institucionales que impidan que esa historia de dolor se repita.
 
Primer ¡Basta Ya! regional

Luz Patricia Correa, directora de la Unidad Municipal de Víctimas, recordó que la propuesta de crear el Medellín ¡Basta Ya!, cuya segunda fase se desarrollará el próximo año, surgió a partir de la preocupación del Comité de Posconflicto de la Alcaldía por no tener “un relato a muchas voces” sobre los diversos impactos del conflicto armado en la ciudad.
 
Preocupación que, según Andrés Suárez, investigador delegado del Centro Nacional de Memoria Histórica, motivó a esa organización a apoyar técnicamente la iniciativa de crear este primer ¡Basta Ya! regional. Ello en cumplimiento de la Ley 1448 de 2011 o Ley de Víctimas y Restitución de Tierras que establece el deber de memoria –como forma de reparación simbólica– del Estado.
 
Asimismo, sostuvo que el Centro decidió que fuera Medellín la primera región en tener un informe teniendo en cuenta los modos en que la ciudad ha experimentado el conflicto armado en las últimas tres décadas; y porque sirve para darle un mensaje a la sociedad, sobre todo la urbana que percibe la guerra como si no fuera propia: “las ciudades también han producido víctimas”.
 
En últimas, sostuvo Óscar Vergara, delegado del Ministerio del Interior, que la intención del Gobierno Nacional es promover los procesos de memoria, no solo en contextos rurales sino también urbanos, para que ciudades como Medellín –donde hay 526.265 víctimas registradas, el 56% de ellas por desplazamiento– transiten hacia un estado de postconflicto.