Acciones Reconciliadoras

El cronograma de la reconciliación en 2016

Si el 2015 fue un año de grandes avances en el proceso de paz, el 2016 puede ser el del comienzo de la implementación de los acuerdos que se alcancen en La Habana.
 
Diciembre 22 de 2015
 
El proceso de paz entre el Gobierno y las Farc ha llegado a un punto en el que, como lo afirmó recientemente el jefe del equipo negociador del Gobierno, Humberto de la Calle, “ya es más difícil devolverse que llegar al fin del conflicto”.

La posible firma del acuerdo final desencadenará una serie de procesos que harán al 2016 un año muy activo frente a la reconciliación: además de la discusión de algunos puntos que aún están pendientes entre el Gobierno y las Farc, también deberá llevarse a cabo el proceso de refrendación de los acuerdos, a través de un plebiscito, como lo propone el Gobierno, o de una Asamblea Constituyente, como lo proponen las Farc.

Iniciará igualmente el proceso de formación y entrada en funcionamiento de instituciones como el Tribunal Especial y la Comisión de la Verdad, creadas en el acuerdo de víctimas, que se encargarán de investigar los crímenes cometidos con relación al conflicto y de hacer un relato histórico de lo ocurrido.

Si se logran superan las diferencias que aún persisten, iniciarán finalmente las conversaciones formales de paz con el Eln, y en los territorios, coincidiendo con un nuevo período de alcaldes y gobernadores, tendrán que ponerse en marcha los programas para llevar el posconflicto a la población.
 
Posconflicto en los territorios

El 1 de enero se posesionarán los nuevos alcaldes y gobernadores en todo el país. De inmediato, los funcionarios locales deberán elaborar sus planes de desarrollo, que deben contener temas relacionados con el posconflicto como la atención y reparación a víctimas, la restitución de tierras y la reintegración de desmovilizados. Estos planes son esenciales porque son la ruta de navegación de los funcionarios locales durante su cuatrienio. Deben ser aprobados por el respectivo concejo o asamblea dentro de los primeros cuatro meses del periodo del alcalde o gobernador. Es decir, antes de mayo de 2016.
 
El final de la negociación

Al firmarse el acuerdo de justicia entre el Gobierno y las Farc, el Presidente Juan Manuel Santos y el comandante de las Farc acordaron que se firmaría el acuerdo final del proceso de paz el 23 de marzo de 2016. Aunque algunos jefes de las Farc han puesto en duda que se cumpla con este plazo, por los retrasos en la discusión del acuerdo sobre justicia, lo cierto es que el punto de víctimas era el más complejo de la negociación y, una vez superado, las negociaciones deben avanzar con mayor rapidez. Incluso si no se cumple el plazo fijado para marzo lo más probable es que el acuerdo sí se firme durante el primer semestre de 2016.
 
Las negociaciones con el Eln

Desde hace varios meses se habla de que el proceso de paz con el Eln está a punto de empezar. En una entrevista, Nicolas Bautista, alias ‘Gabino’, incluso aseguró que entre el 85% y el 90% de la agenda confidencial ya se había cumplido. Sin embargo, el proceso sigue sin empezar. Si se logran superar las diferencias que existen en los primeros meses del año debería darse inicio a las negociaciones formales de paz con este grupo guerrillero.
 
La Comisión Especial Legislativa
 
El acto legislativo para la paz, que crea la Comisión Especial Legislativa y otras disposiciones necesarias para la implementación de los acuerdos fue aprobada ya en su primera legislatura. Sin embargo, como se trata de una reforma constitucional, está pendiente de cuatro debates más, que deberán surtirse a partir de marzo. Es decir, lo más probable es que la reforma no sea aprobada antes de junio de 2016. Si la iniciativa logra surtir todos los trámites en el tiempo previsto, en el segundo semestre del año, podría empezar a operar la Comisión Especial Legislativa.
 
La refrendación de los acuerdos
 
Uno de los puntos sobre los que deberán ponerse de acuerdo Gobierno y Farc es sobre cuál será el mecanismo de refrendación de lo acordado en La Habana.

Si se trata de un plebiscito, como lo propone el Gobierno, buena parte del camino ya está avanzado, pues el Congreso aprobó ya la Ley Estatutaria que lo reglamenta. Aun así, esta disposición no estará vigente antes de marzo, ya que deberá ser revisada por la Corte Constitucional antes de convertirse en Ley. Si este es el camino por el que se opta, el Presidente podrá manifestar su intención de hacer el Plebiscito por la paz entre uno y cuatro meses después de solicitarlo al Congreso. Esto significaría que si es este el mecanismo que se elige, probablemente en el segundo semestre del próximo año es cuando se llevaría a cabo la votación, precedida por un período de campaña por el Sí y el No.

Si se opta por otro camino, como la Constituyente que proponen las Farc, los plazos son más inciertos. En este caso, lo más probable es que sería necesario primero que el Congreso o la Comisión Especial Legislativa definieran las pautas que van a regir este mecanismo y después sí se convoque a la elección de los constituyentes o a la votación del referendo o consulta. Lo más probable es que este mecanismo no alcanzaría a estar aprobado antes de 2016.
 
Verdad y justicia
 
Después de la firma del acuerdo final entre Gobierno y Farc, entrarán en funcionamiento las instituciones creadas en la negociación. Las dos más importantes serán el Tribunal Especial para la Paz y la Comisión de la Verdad, que deberán ser conformadas en los meses siguientes a la firma del acuerdo. La Comisión de la Verdad ya tiene definido su proceso de selección, mientras que el Tribunal Especial aún está pendiente de lo que definan las partes. El cálculo que hizo en una reciente entrevista de radio el Ministro de Justicia, Yesid Reyes, es que a mitad de año o en el segundo semestre de 2016 ya estaría operando el Tribunal Especial para la Paz.

Dejación de armas

Aunque aún no se ha acordado cuál será el procedimiento para la dejación de armas por parte de las Farc, lo que ya definieron las partes es que está deberá comenzar a más tardar 60 días después de la firma del acuerdo final. Es decir, que si la fecha del 23 de marzo se cumpliera como está acordado, antes del 23 de mayo tendría que haber empezado el proceso de dejación de armas.