Postobón le aporta a la reconciliación

Postobón lleva más de 110 años trabajando por Colombia. Un compromiso que ha adoptado la empresa es la reconciliación, aspecto que considera esencial para contribuir a una paz sostenible y para construir escenarios de desarrollo en el postconflicto.

Uno más Todos, su modelo de sostenibilidad, cuenta con varios programas de valor compartido que aportan a fortalecer el tejido social, pensando especialmente en el mejoramiento de las condiciones de vida de las personas a las que impacta.

Un Hit Social

Hace veinte años Postobón creó el programa Hit Social con el cual compra directamente la pulpa de fruta a pequeños productores en Risaralda, Santander y Bolívar. Está enfocado en crear una cadena de valor sostenible e inclusiva. Ha generado más de 3.100 empleos y se han beneficiado unas 1.167 familias. En 2015 se invirtieron $7.300 millones por la compra de 5.465 toneladas de fruta.

“Un gran logro de Hit Social es la creación de confianza, algo completamente necesario para la reconciliación. Como consecuencia, se ha dado un proceso muy valioso de formalización en torno a la asociatividad. El programa ha sido gestor en la creación de 26 asociaciones de productores de mora, lulo y mango”, asegura Miguel Fernando Escobar, Presidente de Postobón.

Hit Social es un programa bandera de trabajo, dado el convencimiento que tiene la empresa de que se puede vivir en un país incluyente donde el campo es vital para el crecimiento de la sociedad. Las comunidades donde está actualmente, han sido tocadas por el conflicto, el desplazamiento y la inequidad. En 2016, se expandirá al Valle del Cauca y Cauca.

La paz y la reconciliación empiezan en el barrio

El programa Minimarket 2x3 surge como respuesta al compromiso y deseo de brindar oportunidades laborales a las víctimas de la violencia y a quienes pertenecieron a grupos armados ilegales, y que hoy quieren hacer parte de la vida civil. Convencida de la construcción de valor compartido y del impacto de iniciativas multisectoriales, Postobón se sumó a otras organizaciones nacionales e internacionales, para desarrollar este programa en Atlántico, Bolívar, Sucre, Cesar, Córdoba, Antioquia y Santander.

En la actualidad 30 microfranquicias de minimercados generan ingresos a 12 personas en proceso de reintegración y 18 víctimas del conflicto, para un total de 90 beneficiarios directos. Postobón ofrece elementos tangibles como avisos luminosos y equipos de frío, aporta las bebidas necesarias para el primer llenado de la nevera y una asesoría para aumentar la competitividad.

“Nuestra mayor ganancia es ver cómo las iniciativas de minimercados construyen reconciliación, aportan a la tolerancia y generan oportunidades de ingreso para muchos colombianos que han sido golpeados por las circunstancias políticas y de conflicto. Aportar al desarrollo sostenible del país es algo primordial para nosotros”, menciona Escobar.

El fútbol, un aliado de la reconciliación

Postobón es orgulloso miembro fundador y participante activo de la Corporación Reconciliación Colombia. En conjunto, están desarrollando Juégatela por la Reconciliación, un programa que utiliza el deporte como herramienta pedagógica que moviliza y sensibiliza a los ciudadanos frente a la reconciliación. Con esta iniciativa se beneficiarán más de 4.000 niños y adolescentes, más de 80 escuelas deportivas y se espera que 500 jóvenes se conviertan en líderes positivos que promuevan acciones como tolerancia, resolución pacífica de conflictos y cuidado del entorno.