DESMOVILIZADOS LLEGAN AL MILLÓN DE HORAS DE SERVICIO

Publicado 18-02-2016


PERDÓN. Casi 13.000 exmiembros de grupos armados construyen obras en regiones donde delinquieron.

Publicado en El Tiempo, Noviembre 11 de 2013
Redacción Justicia
Foto: Archivo Semana


En el barrio Lleras, uno de los más pobres de Buenaventura y del país, 30 desmovilizados madrugan de domingo a domingo para aprovisionarse de tablones de madera, palas, barretones, hachas, martillos, taladros y puntillas. Están adecuando seis puentes peatonales.
 
Las estructuras, que se instalarán en los sectores de La Guarapera, Calle 12 de octubre, La Canchita, Brisas, Brisas de la Carrera Segunda y Brisas de la Calle 20, beneficiarán a un millar de afrodescendientes que habitan en esta tradicional zona de bajamar.
 
José, uno de estos desmovilizados, lleva cuatro años en su ruta de reintegración luego de dejar las armas. “Los puentes estaban malos y había riesgo de accidente. Entonces estamos haciendo esa labor para la gente, para que la gente quede contenta, que la gente sienta que somos capaces de hacer el bien”, asegura.
 
Este tipo de intervenciones, que ayudan a mejorar las condiciones de habitabilidad de las comunidades, hace parte del millón de horas de trabajo social que han realizado 12.600 desmovilizados de grupos armados ilegales en los últimos dos años, coordinados por la Agencia Colombiana para la Reintegración (ACR) y que están representadas en más de 1.800 acciones culminadas.
 
Cada desmovilizado debe cumplir con una cuota de 80 horas de trabajo comunitario, actividades que van desde la siembra de árboles hasta trabajar con ancianos, niños y jóvenes discapacitados. Todo con previa capacitación y bajo una estricta supervisión de la ACR.
 
Son procesos en los que aparte del compromiso que adquiere el desmovilizado para resocializarse, la comunidad y las víctimas se comprometen a acogerlos con tolerancia, en zonas que históricamente han sido foco de conflicto en el país.
 
En Villavicencio, Lucía Urrea Bermúdez ya se acostumbró a convivir en paz con miembros del grupo ‘para’ que hace 12 años asesinaron a su hijo.
 
Ella recuerda que el 21 de diciembre del 2001, a las 6:30 de la tarde, su hijo Luis Albeiro Torres Urrea, de 28 años, fue asesinado cuando estaba sentado sobre una piedra en el barrio Gaitán. Sus verdugos, según ella, fueron ‘paras’ del bloque Centauros que lo señalaron de ser colaborador de la guerrilla.
 
“En mi barrio hay como 10 desmovilizados; hay más de las autodefensas y unos poquitos de la guerrilla”, dice esta mujer que a diario los ve barriendo las calles, construyendo una caseta, pintando murales y hablando con la gente.
 
La Agencia Colombiana para la Reintegración ha promovido el trabajo comunitario en 30 de los 32 departamentos del país, quedando solo pendientes Vaupés y San Andrés. Así mismo, los desmovilizados han realizado este tipo de acciones en 361 municipios del país.
 
Estas personas, que un día abandonaron el camino del conflicto armado para retornar a una vida social y económica en la legalidad, esperan seguir avanzando en su proceso de formación como buenos ciudadanos y poder resarcir el daño que le hicieron a la sociedad, aunque sea parcialmente.
 
El trabajo en comunidad. Desmovilizados quieren vivir haciendo el bien
 
Josías Algarra Lugo y Luis Norbey Poveda son dos desmovilizados que adelantan su proceso de reintegración en ciudades diferentes. Sus acercamientos con las víctimas no fueron fáciles; sin embargo, las comunidades a las que llegaron con su trabajo social los acogieron y les brindaron apoyo. Estas acciones son coordinadas por la Agencia Colombiana para la Reintegración (ACR).
 
'La paz la hacemos todos’: Alejandro Eder, director de la Agencia de Reintegración
 
¿La ACR está preparada para otra masiva desmovilización si se logra la paz con las Farc?
 
Nosotros recibimos en promedio cinco personas diarias que se están desmovilizando de las Farc y del Eln, pero nosotros estamos listos además para asumir cualquier reto que se pueda presentar, estamos listos para responderle a Colombia.
 
¿Qué le preocupa de una eventual desmovilización de las Farc?
 
A mí lo que me preocupa es que la sociedad no esté lista para entender lo que va a significar un proceso de construcción de la paz, y es que puedan extenderle la mano a quien en algún momento fue nuestro enemigo, buscar espacios de reconciliación, buscar espacios para la reintegración social y económica de quienes desean dejar las armas; la paz la hacemos todos.

 

TE PUEDE INTERESAR

FFMM en el posconflicto mantendrán la seguridad
18-02-2016

Empresarios ofrecen aportar recursos por la paz
18-02-2016

Así se prepara el Ejército para el posconflicto
18-02-2016

“Reconciliación significa crear sociedad nueva”
18-02-2016

El Papa reclama diálogo y reconciliación
18-02-2016

“La justicia no puede ser ajena al postconflicto”
18-02-2016

COMENTARIOS