CIUDADES EQUITATIVAS, CLAVES EN EL POSCONFLICTO

Publicado 18-02-2016

OPORTUNIDADES. El consultor de la ONU Oriol Balaguer dice que dar a los ciudadanos espacios en los que tengan acceso a los servicios básicos, al trabajo y a una buena infraestructura, es clave para establecer la paz en Colombia, tras el proceso en La Habana.
 
Por Jorge Luis Flórez S.
Publicado en Portafolio, 17 de enero de 2014
Foto: Archivo Semana
 
“Ver cómo Colombia avanza a la par de la economía mundial e intenta consolidar un proceso de negociación con la guerrilla de las Farc para acabar el conflicto armado, la convierte en un referente importante para la inversión”.
 
Esta es la percepción del consultor internacional para el equipo de ONU Habitat en temas económicos Oriol Balaguer, quien considera que si a esto se suman los planes trazados por varios alcaldes en planeación urbanística, el interés de los inversionistas extranjeros para concretar negocios aumentará.
 
En diálogo con Portafolio, Balaguer destacó algunos puntos álgidos a los cuales se enfrenta el país en materia urbana, así como los desafíos que los mandatarios locales deben superar para establecer ciudades que garanticen el bienestar.
 
ONU Habitat tiene el objetivo de lograr ciudades sostenibles y equitativas, ¿de las que ha visitado en Colombia, cuáles le han impactado?
 
Hay varias que le están apostando a la transformación y creo que tras el posconflicto -ojalá no me equivoque- se producirá una situación muy interesante, en la que las ciudades aportarán a la paz.
 
¿A qué se refiere exactamente?
 
Las ciudades han tenido un impacto importante en este conflicto, sobre todo por el movimiento de personas que se ha producido; de allí que desde estas se puedan proponer soluciones a quienes dejan las armas y, además, que a los desplazados se les ofrezcan condiciones para habitar nuevamente estos territorios.
 
Es decir, que encuentren un lugar no solo para vivir sino para trabajar. Y debo decir que Naciones Unidas está muy interesada en apoyar a Colombia en este proceso.
 
¿Cuáles urbes colombianas tienen más posibilidades de transformarse en un menor tiempo?
 
En Bogotá hay un gran potencial; en Medellín, por su parte, se ha demostrado voluntad y capacidad para hacer cambios importantes, mientras que en Santa Marta, su vocación portuaria y las propuestas del Plan de Ordenamiento Territorial (POT) están avanzando.
 
Pero no son las únicas, también están Barranquilla, Cali… en fin; creo que son muchas las que se están poniendo las baterías de la transformación.
 
Usted mencionó el posconflicto, ¿qué impacto podría tener si Colombia logra un acuerdo de paz?
 
Gran parte de los recursos de este país han estado focalizados por razones políticas e históricas en el conflicto, por lo menos desde afuera se ve así. Una buena parte del presupuesto no se ha podido invertir en lo que realmente se necesitaba y la consecuencia de eso es el déficit, por ejemplo, en infraestructura.
 
¿Pero cómo podría lograrse esto, si en Colombia hay territorios en los que, a pesar de que les llegan recursos, estos no se invierten?
 
Creo que es imprescindible reforzar los ingresos de las ciudades, en caso de que no cuenten con ellos, ya que sin dinero es muy difícil brindar los servicios que necesitan los habitantes.
 
De otro lado, si los recursos no se están invirtiendo, se deben implementar buenas prácticas, con una institucionalidad fuerte.
 
Cuando habla de servicios, ¿a cuáles se refiere?
 
A los sanitarios, las basuras, el reciclaje, la limpieza de las calles, el alumbrado, el pavimento, entre otros que no se prestan en algunas ciudades, sobre todo en barrios marginados o zonas de riesgo.
 
Y a estos debo agregarles los de nueva generación, pues las ciudades ahora no pueden construirse sin estar ligadas a la tecnología para ser más eficientes y facilitar la vida de sus ciudadanos, por ejemplo a través del acceso a Internet y a la educación tecnológica.
 
Con esos retos, ¿cómo ve el panorama en Colombia?

Muchas ciudades colombianas están trabajando en esto. Sin embargo, para acelerar su implementación se debe encontrar la forma de colaboración entre los sectores público y privado, de forma transparente y con reglas claras; si dejamos que las cosas transcurran solas, la solución estaría muy lejos aún, quizás a treinta años.
 
‘Colombia debe mejorar en infraestructura’
 
“El transporte -y me refiero a aeropuertos, puertos, carreteras, entre otros- debe ser un motor de desarrollo económico, y en esto Colombia debe mejorar”, señala el economista español Oriol Balaguer.
 
Esto implica impulsar el emprendimiento con centros de innovación, incubadoras y aceleradoras de empresas. Asimismo, es importante trabajar para que las personas tengan acceso a todos los servicios que les garanticen el bienestar.
 
Para el experto, el fin del conflicto será clave para asumir este reto.

TE PUEDE INTERESAR

El Papa reclama diálogo y reconciliación
18-02-2016

Empresarios ofrecen aportar recursos por la paz
18-02-2016

Así se prepara el Ejército para el posconflicto
18-02-2016

“Reconciliación significa crear sociedad nueva”
18-02-2016

FFMM en el posconflicto mantendrán la seguridad
18-02-2016

“La justicia no puede ser ajena al postconflicto”
18-02-2016

COMENTARIOS