EL 76 % DE DESMOVILIZADOS SIGUEN LEGALES

Publicado 18-02-2016

En Sucre 561 desmovilizados de grupos armados ilegales han sido atendidos por la política de reintegración del Gobierno nacional. 
 
Publicado en El Meridiano de Sucre, 24 de marzo de 2014
Foto: Archivo Semana


En el país el 76 por ciento de los 57 mil desmovilizado ha permanecido en la legalidad, dice la Agencia Colombiana para la Reintegración (ACR). 
Ahora con un proceso de paz en ciernes, presencia de bacrim en Sucre y continuidad del conflicto es claro que sigue activa la política de reintegración. Alejandro Éder, director de la Agencia, concedió a EL MERIDIANO de Sucre varias precisiones.
 
El trabajo de la ACR es clave para Sucre...
 
"Nos ha ido bien, muchos avances en esos años en la política de reintegración y fortalecimiento de la institucionalidad. Lo primero que hay que tener presente es que un proceso de reintegración es sumamente complejo. El que estamos implementando en Colombia no es el primero en el mundo, actualmente hay 25. Lo que hay que comprender es que se requiere de tiempo y perseverancia. Si bien hemos tenido dificultades en los 11 años de esta política hemos enfrentado y superado muchos obstáculos y hemos aprendido. Hoy tenemos un proceso que está surtiendo resultados importantes en materia de paz para el país". 
 
En Sucre han asesinado a desmovilizados. 
 
Sí, la verdad los homicidios sí son un problema. En estos procesos parte de su dificultad es el peligro que corren las personas cuando se desmovilizan, sea por intentos de re-reclutamiento o cuando surgen grupos que no están de acuerdo con el proceso. En el caso colombiano fueron las bacrim. Intentan reclutar a los que salieron y cuando se niegan muchas veces las asesinan. Está el caso de los desmovilizados de las guerrillas. Hay que recordar que en Colombia en los últimos 11 años se han desmovilizado 22 mil integrantes de las Farc y el Eln. Entonces, cuando se desmovilizan sus grupos los buscan para asesinarlos. Sí hay un elemento de peligro, pero se ha logrado controlar bastante. 
 
En Sucre hay desmovilizados que siguen delinquiendo.
 
Hay que poner las cosas en perspectiva. Hay un imaginario de que las personas se desmovilizaron para irse para las bacrim. Le aclaro: de 57 mil que se han desmovilizado en los últimos 11 años, estudios muestran que por lo menos un 76% ha permanecido en la legalidad. Quiere decir que el 24% ha vuelto a algún tipo de actividad delictiva y los que ingresaron a una bacrim es menos del 5%. Uno no puede simplificar el fenómeno de las bacrim diciendo que son desmovilizados que se reciclaron. 
 
En la Mojana hay bacrim y en el Sur de Bolívar renacen guerrillas...
 
En Colombia tenemos que ser muy rigurosos para la comprensión de los fenómenos de violencia. Vemos que tiende a aumentar en los mismos lugares siempre. Lo importante es llegar con políticas de seguridad y también de desarrollo. No caigamos en explicaciones simplificadas como que donde haya desmovilizados hay bacrim o guerrilla. Después de 11 años hay que ver las cosas por lo que son: 8 de cada 10 desmovilizados ha permanecido en la legalidad. Si bien todavía quedan problemas por resolver, gran parte de la explicación por la reducción de la violencia en nuestro país en los últimos años es por haber desmovilizado 57 mil personas de los grupos armados ilegales. 
 
¿Qué ha hecho la ACR en esta región?
 
Tenemos en Sucre una regional en Sincelejo con 240 desmovilizados. La Agencia está presente hace algunos años, donde trabajamos muy bien con autoridades gubernamentales y sector privado. Obviamente sí es un departamento donde la reintegración es muy compleja debido a la situación de desarrollo, pero lo estamos llevando adelante. 
 
¿Cuál es la oferta para mantener a las personas en el proceso?
 
Cuando se desmovilizan lo primero es levantar un perfil sicológico, educativo y laboral de cada uno para diseñar una ruta de reintegración individualizada que deben cumplir. Dura en promedio 7 años por persona y tiene tres componentes: uno de atención sicosocial, otro de formación académica y otro de formación para el trabajo. Las personas deben cumplir 80 horas obligatorias de servicio social. Este se hace con grupos de víctimas u organizaciones de la sociedad civil. Si cumplen con la ruta de reintegración, pueden recibir un apoyo económico mensual de aproximadamente 320 mil pesos por individuo durante 6 años y medio. Buscamos que no lo vean como un trabajo ni como un premio, es una oportunidad, un apoyo económico, no un salario y no es suficiente para vivir. Buscamos lograr la reintegración económica sostenible de estos individuos.
 
Tras el actual proceso de paz ¿la ACR tendría una nueva política para los que desmovilicen? 
 
Prefiero no especular sobre lo que pueda pasar de lo que está ocurriendo en La Habana, pero sí digo que en Colombia tenemos 11 años de experiencia en materia de reintegración. Es muy importante que el país la aproveche porque se han cometido muchos errores, se han enfrentado muchos obstáculos, pero también se han superado y se han aprendido muchas lecciones.
 
 ¿Qué sigue en la política de reintegración? 
 
La Agencia en este periodo presidencial ha logrado estabilizar de manera importante tanto en política como en institucionalidad. Son pasos claves para lograr resultados importantes. Sigue un reto muy grande que es trabajar con la sociedad para disminuir la estigmatización de los que se desmovilizaron y lograr una reintegración sostenible. La Agencia sigue fortaleciéndose.

Vea la entrevista original en este enlace

TE PUEDE INTERESAR

“Reconciliación significa crear sociedad nueva”
18-02-2016

“La justicia no puede ser ajena al postconflicto”
18-02-2016

Así se prepara el Ejército para el posconflicto
18-02-2016

Empresarios ofrecen aportar recursos por la paz
18-02-2016

El Papa reclama diálogo y reconciliación
18-02-2016

FFMM en el posconflicto mantendrán la seguridad
18-02-2016

COMENTARIOS