"NO HAY QUE TIRAR LA TOALLA": MONSEÑOR CASTRO

Publicado 18-02-2016

El Presidente de la Conferencia Episcopal dijo que los ataques guerrilleros vienen desde hace muchos años, pero el proceso de paz es una oportunidad nueva y no hay que desperdiciarla. Dijo, eso sí, que hay que exigir a las Farc mantener a la población civil por fuera del conflicto.

31 de julio de 2014

Si alguna persona en Colombia tiene autoridad para hablar de los dilemas que enfrenta diariamente un proceso de paz, es monseñor Luis Augusto Castro, ahora presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia, es decir la voz de la Iglesia Católica.
 
Este jueves se decidió a hablar porque ve con preocupación la tensión creciente entre el pasado ingrato y el futuro incierto representado en el tema de las víctimas y también en la escalada armada por parte de las Farc, organización que en estos días se ha llevado por delante la vida de niños.
 
Monseñor Castro viajó el fin de semana pasado a Cuba y se reunió allí con las partes. “Veo un deseo de seguir adelante hasta que haya paz”, le comentó a la mesa de trabajo de RCN Radio.
 
Reconciliación Colombia tomó nota de las declaraciones del prelado y de las preguntas agudas de los periodistas que le increpaban cómo entender lo que las Farc están haciendo en este momento, cuando el país estaba abriendo espacios hacia el respaldo de una salida negociada al conflicto.
 
Obviamente, Monseñor no justificó en ningún momento la violencia armada. Pero pidió un entendimiento de lo que pasa, y seguirá pasando, si no acabamos de una vez por todas el conflicto armado. “Las arremetidas no son de hoy, son de hace 50 años. En cambio este proceso de paz es único. Lo que quisiera es que acompañáramos al Presidente para que no vaya a ‘tirar la toalla’, por el bien de todos los colombianos”, dijo el Prelado, al tiempo que condenó la violencia.
 
Reconoció la extrema lentitud del proceso en La Habana, y le halló una explicación. “No es mala voluntad. El tema es muy complejo”, –dijo y añadió: “Es entendible porque la parte anterior era sobre el futuro. Ahora hay que mirar el pasado y cada parte tiene que responsabilizarse por lo que hizo, pedir perdón y considerar las respuestas que tendrán que dar, pues hay muchas solicitudes de la verdad. Son más de seis millones de víctimas”, dijo.
 
El prelado dijo que en este punto de la agenda, el de las víctimas, hay que dar “una respuesta precisa y una solución aceptable” a las víctimas para que los hijos y los nietos de estas no reproduzcan esquemas de violencia que son los que nos han mantenido así durante 60 años.
 
Sobre el futuro inmediato, consideró acertada la declaración del presidente Santos en relación con la exigencia de que los civiles sean sustraídos del conflicto. “Está muy bien que el Presidente les diga esto. Que la guerra es entre ellos y no con la sociedad civil”, comentó.
 
En relación con este tema que ha causado indignación justificada contra las Farc, el defensor del Pueblo, Jorge Armando Otálora, dijo si bien se pacto una negociación en medio de conflicto, los grupos armados deben atender el Derecho Internacional Humanitario.
 
“El proceso de paz debe continuar. Los colombianos refrendaron que quieren la paz. Los representantes de la guerrilla no pueden jugar con esta expectativa. Ni con el acompañamiento de la comunidad internacional”, dijo Otálora.
 
Agregó una cosa que puede cambiarle el rumbo a esta escalada terrorista. El funcionario, dijo: “Lo deseable es que la mesa y el proceso salgan fortalecidos. Que la crisis sea manejada de tal forma, que salga fortalecida la Mesa”.
 
Ojalá esta reflexión sea atendida por el bien del proceso.

TE PUEDE INTERESAR

FFMM en el posconflicto mantendrán la seguridad
18-02-2016

Empresarios ofrecen aportar recursos por la paz
18-02-2016

“Reconciliación significa crear sociedad nueva”
18-02-2016

“La justicia no puede ser ajena al postconflicto”
18-02-2016

Así se prepara el Ejército para el posconflicto
18-02-2016

El Papa reclama diálogo y reconciliación
18-02-2016

COMENTARIOS