PUEDE SER EL PUNTO DE NO RETORNO DEL PROCESO DE PAZ

Publicado 18-02-2016

La sesión de seis horas que se llevó a cabo el sábado en La Habana, no solo fue un momento muy emotivo, en el que las Farc pidieron perdón directamente a algunas de sus víctimas, sino que aumenta el compromiso de las partes con la negociación.
 
Agosto 19 de 2014
Foto: Prensa Latina
 
Fue un momento muy especial, por lo que las víctimas que acudieron a La Habana y los portavoces de las instituciones acompañantes han dicho en diferentes medios de comunicación.
 
“Muchos lloramos de alegría y sentimiento”, dijo el padre Darío Echeverry, de la Conferencia Episcopal de Colombia.
 
“Nunca pensé que se pudiera dar algo como este encuentro. Algo tan doloroso y, a la vez, tan bonito”, dijo una de las víctimas no identificada, pero cuyo testimonio citó el coordinador residente de la ONU en Colombia, Fabrizio Hoschchild.
 
El sábado pasado 12 víctimas del conflicto se reunieron por más de seis horas con los negociadores del Gobierno y las Farc.
 
El encuentro comenzó con un minuto de silencio, en el que todos los asistentes se tomaron de las manos. Algunos oraron y otros lloraron.
 
Luego, cada una de las víctimas, habló por espacio de 15 minutos. En un par de encuentros al margen de la reunión, según ha trascendido, ‘Iván Márquez’ pidió perdón a Constanza Turbay, que perdió a tres miembros de su familia a manos de las Farc, y ‘Pablo Catatumbo’ hizo lo propio con Jorge Vásquez, ex concejal de Pitalito.
 
Entre los muchos significados que tiene este primer encuentro de víctimas con Farc y Gobierno (que según lo han destacado diversos analistas no tiene antecedentes en el mundo), se pueden destacar dos: el compromiso que impone a ambas partes y el sentido de unidad que le dio a las víctimas.
 
Una de las víctimas citada por Hoschchild, resumió de manera contundente el primer punto durante el encuentro: “Tengo más de 60 años y en mi vida nunca he tenido tranquilidad. He vivido por esta oportunidad y les digo que no se levanten de la mesa porque si no se logra la paz vinimos en vano”.
 
Haberles dado la cara a las víctimas y comprender que son ellas las primeras dispuestas a perdonar a cambio de la verdad y de que lo que les ocurrió no se vuelva a repetir, aumenta la responsabilidad tanto para las Farc como el Gobierno, de que el proceso no fracase.
 
De alguna manera, este primer encuentro y los otros que se darán en las próximas semanas pueden convertirse en el ‘punto de no retorno’, es decir, el momento en que es más costoso para las partes levantarse de la mesa, que seguir adelante.
 
Sobre el tema de la unidad, toda la controversia que se desató en los días previos al viaje de la primera delegación de víctimas a La Habana quedó saldada con la imagen de las víctimas tomadas de la mano en la mesa de negociación.
 
“La mejor lección aprendida ha sido la unidad de las víctimas, sintiendo que nos unía el dolor y el amor por nuestros seres queridos perdidos en este conflicto”, dijo a RCN Radio Janeth  Bautista, hermana de Nydia Érika Bautista, desaparecida por agentes del Estado en la década de los 80.

El encuentro de las víctimas con Gobierno y las Farc representa una enorme transformación en el proceso de paz y las convierte a ellas en un actor principal de la negociación. 

TE PUEDE INTERESAR

El Papa reclama diálogo y reconciliación
18-02-2016

“Reconciliación significa crear sociedad nueva”
18-02-2016

Así se prepara el Ejército para el posconflicto
18-02-2016

Empresarios ofrecen aportar recursos por la paz
18-02-2016

“La justicia no puede ser ajena al postconflicto”
18-02-2016

FFMM en el posconflicto mantendrán la seguridad
18-02-2016

COMENTARIOS