13 AÑOS DESPUÉS DEL 9/11

Publicado 18-02-2016

Mientras autoridades estadounidenses conmemoran la memoria de más de 3.000 víctimas de los atentados sufridos en ese país en el 2001, es bueno preguntarse por las consecuencias de este episodio en relación con el imaginario hacia el mundo islámico.

11 de septiembre de 2014

En Nueva York, Washington y Pensilvania autoridades y familiares de las víctimas del 11 de septiembre de 2001 se unieron hoy, como cada fecha desde hace 13 años, a los actos conmemorativos de aquellas personas que perdieron su vida en estos atentados terroristas protagonizados por militantes de Al Qaida. Se estima que fueron al menos 3.000 las víctimas mortales.

El presidente Barack Obama, la primera dama, Michelle, y el vicepresidente Joe Biden participaron en las ceremonias y según reporta la prensa de este país encabezaron un momento de silencio en la Casa Blanca a la hora en que el primer avión de pasajeros secuestrado se estrelló contra una de las torres gemelas del World Trade Center en Nueva York. A las 8:46 de la mañana. También acudió al Pentágono, sede militar de Estados Unidos, donde cientos de personas murieron también como consecuencia de la acción deliberada, usando un tercer avión.

"Ellos desearon romper nuestro espíritu y probarle al mundo que su poder de destrucción era más fuerte que nuestro poder de perseverar y construir. Pero, ustedes y este país les han probado que estaban equivocados", dijo el presidente estadounidense a familiares de las víctimas. Y añadió: “Ustedes son un ejemplo como este día de sufrimiento ha sido transformado. El temor fue derrotado”.

Hoy, las víctimas son recordadas con el Museo del 11 de septiembre, donde también se exhiben artefactos y fotos conectadas con los ataques. Y más de 30.000 personas entre rescatistas, personal de limpieza y sobrevivientes buscan que Estados Unidos atienda sus demandas por más de 48 tipos de cáncer y otras enfermedades e incluso regule su situación migratoria, pues muchos son inmigrantes indocumentados.

Obama le dijo hoy al mundo que han sido años difíciles no solo para las víctimas y sobrevivientes, sino para la Nación.

Reconciliación Colombia reproduce un artículo del portal http://elregional.net.ve/ por considerar que este texto avanza en el análisis de lo que han representado para el mundo estos 13 años en los que no solo la situación ha sido difícil para las víctimas, los sobrevivientes y los estadounidenses. También para buena parte del mundo.

Estado Islámico desplazó a Al Qaida como amenaza 13 años después del 11-S

En poco más de 100 minutos, el 11 de septiembre de 2001, se abrió un nuevo capítulo en la historia del siglo XXI. El islamismo extremista es una amenaza, mas no lo es el Islam, señala el filósofo Luis Marciales. En menos de dos horas, hace exactamente 13 años, cerca de 3 mil personas perdieron la vida, las torres del World Trade Center quedaron reducidas a polvo y comenzó un nuevo ciclo -quiérase o no- en la historia del siglo XXI. Según la versión oficial del Gobierno de Estados Unidos, 19 militantes del grupo Al Qaida desviaron cuatro aviones de pasajeros para estrellarlos contra las edificaciones. Dos de ellos acabaron con el Trade Center, otro chocó contra el Pentágono y el cuarto se estrelló en Pensilvania porque las pasajeras y los pasajeros actuaron.
 
A las 8:46 am la primera aeronave impactó contra la torre norte, y a partir de allí se abrió un nuevo capítulo en la historia del siglo XXI, con la invasión de Afganistán, la invasión de Irak y otra cadena de acontecimientos.
 
Trece años después, la organización Estado Islámico (EI, anteriormente Estado Islámico del Irak y el Levante) se convierte en una amenaza al agrupar en su seno -siempre atenidos a la información disponible en los medios de comunicación- a extremistas capaces de degollar a dos periodistas frente a una cámara, secuestrar mujeres, asesinar soldados y otras atrocidades. Al Qaida fue desplazada por el EI como el nuevo “coco” para las potencias occidentales.
 
El filósofo Luis Marciales, profesor de la cátedra de Epistemología de la Escuela de Economía de la UCV, señala que el Islam no es un peligro para el planeta (al contrario de lo que plantean los voceros de cierta islamofobia), pero sí lo es “el islamismo extremista, como toda lectura extremista”. Esa visión extrema supone que alguien sabe qué es el bien, “y que quien no está conmigo está contra mí”, lo que requiere “convencerlo, convertirlo o aplastarlo”.
 
Lecturas del Islam

Marciales considera que “hay unas lecturas del Islam que permiten estas formas radicales, lo que no quiere decir que todo el islamismo es así”. Son “lecturas estrictamente contemporáneas, que piensan el enfrentamiento con Occidente de forma tan apocalíptica”, pero “no son la mayoría de las lecturas del Islam dentro del mundo islámico, ni lo han sido en el tiempo”.
 
A una modernización “que se hizo a los golpes”, con pequeñas capas que se beneficiaron de ella, se suma que “los norteamericanos alimentaron a los muyahidines y se les convirtieron en un monstruo”.

-¿Es un mundo “moderno” enfrentándose a uno “atrasado”?

-Creo que es un mundo moderno enfrentado a otra cosa. Incluso el ayatolá iraní está de acuerdo con meterse con los norteamericanos a combatirlos.

Correcto en Afganistán, incorrecto en Irán

Fernando Mires, profesor de la Universidad de Oldenburg (Alemania), señala que la mayoría de quienes perpetraron el atentado hace 13 años “habían sido educados en Occidente”. Apunta que esas personas sabían “que no podían derrotar a Estados Unidos, pero querían mostrar un hecho simbólico, demostrar que eran capaces de destruir los símbolos del enemigo, los lugares del comercio”.
 
A su juicio, Estados Unidos “actuó de manera correcta en Afganistán, con una coalición internacional” luego de los atentados. Pero critica que, dos años después, se le haya declarado la guerra a Saddam Hussein, mandatario de Irak, con base en mentiras. “Yo mismo llegué a creer que tenían armas de destrucción masiva, y quedé horrorizado cuando Colin Powel dijo que era una mentira”, expresa.

Mires insiste en que la guerra “es demasiado seria para hacerla con mentiras”, y recuerda que “los mismos soldados estadounidenses no sabían para qué iban a Irak y cometieron infinidad de atrocidades. Era una tropa desmoralizada, que no sabía cuál era el enemigo”. Lo registrado en Irak ha tenido sus consecuencias; basta ver el presente.

¿Choque de civilizaciones?

El filósofo Luis Marciales afirma que no debe entenderse como un choque de civilizaciones, sino como una forma de radicalismo que, incluso, amenaza a otras formas del Islam. “Puede haber un choque de culturas, pero dentro de la cultura islámica también hay un choque” debido al extremismo.

Para Marciales, hay “una radicalización inédita” vinculada con la religión. Calificó como muy peligroso el cruce entre política y religión.

- Hay una suerte de islamofobia. ¿Está justificada?

TE PUEDE INTERESAR

“Reconciliación significa crear sociedad nueva”
18-02-2016

“La justicia no puede ser ajena al postconflicto”
18-02-2016

El Papa reclama diálogo y reconciliación
18-02-2016

Empresarios ofrecen aportar recursos por la paz
18-02-2016

FFMM en el posconflicto mantendrán la seguridad
18-02-2016

Así se prepara el Ejército para el posconflicto
18-02-2016

COMENTARIOS