DECLARAN DOS CRÍMENES DELITO DE LESA HUMANIDAD

Publicado 18-02-2016

La Fiscalía declaró delito de lesa humanidad los magnicidios de Héctor Abad Gómez y Luis Felipe Vélez, ocurridos en 1987 en Medellín. Los casos serán reabiertos y no prescribirán hasta hallar a todos los culpables.

6 de octubre de 2014

El 25 de agosto de 1987 dos de los defensores de derechos humanos más reconocidos de Antioquia murieron a manos de presuntos grupos paramilitares.

Luis Felipe Vélez, el presidente de la Asociación de Institutores de Antioquia (Adida), fue asesinado al amanecer. Y el médico Héctor Abad Gómez, presidente del Comité Permanente para la Defensa de los Derechos Humanos, fue ajusticiado esa misma tarde, cuando se dirigía al sepelio de su compañero y amigo.

Desde entonces han pasado 27 años y los avances de la justicia han sido escasos. De hecho, ambos casos habían sido archivados a principios de la década del 2000 por vencimiento de términos, y la única pista fuerte se obtuvo en febrero de 2012, cuando el desmovilizado Diego Fernando Murillo, alias ‘Don Berna’, dijo que detrás de los asesinatos había estado el temido Carlos Castaño.      

Pero esta mañana, el fiscal general encargado, Jorge Perdomo, anunció que ambos magnicidios serán declarados delitos de lesa humanidad.

“Los fiscales encargados de investigar estos casos han concluido que cumplen los requisitos que exige el Estatuto de Roma. Son ataques generalizados y reiterados de forma sistemática contra defensores de derechos humanos en Antioquia”, dijo Perdomo.

La decisión implica que los casos serán reabiertos y que no prescribirán hasta que la justicia encuentre a todos los culpables.

Esta no es la primera vez que la Fiscalía General de la Nación declara delito de lesa humanidad magnicidios ocurridos en el país. Lo mismo pasó con los casos de Rodrigo Lara Bonilla, Bernardo Jaramillo Ossa, Carlos Pizarro Leóngomez y Luis Carlos Galán Sarmiento.
 
Un defensor ejemplar

Abad Gómez, padre del columnista de El Espectador Héctor Abad Faciolince era médico, ensayista, periodista, activista político y profesor de la Universidad de Antioquia. Denunció ante la opinión pública los crímenes cometidos por grupos paramilitares en esa zona del país, los que tenían como víctimas a estudiantes, políticos de oposición, intelectuales, campesinos y miembros de organizaciones sociales.

Incluso, llegó a denunciar en tribunales internacionales las desapariciones forzadas que ocurrían dentro de la universidad. Y en muchos casos, sus denuncias recayeron sobre miembros de las Fuerzas Armadas que estaban aliados con grupos de autodefensas.

Según alias ‘Don Berna’, esa fue la razón por la que los Castaño ordenaron asesinarlo. “Consideraban que hacía parte de la estructuras de la guerrilla del Epl en la ciudad de Medellín, ya que por su labor defensa de los derechos humanos hacia algún tipo de denuncia en la cual sectores de las Fuerzas Armadas, se consideraban afectados”, narro el desmovilizado también comandante paramilitar ante los tribunales de justicia y paz.

El asesinato de Abad Gómez conmocionó a la opinión pública colombiana y sus consecuencias están narradas en el libro ‘El olvido que seremos’ escrito por su hijo.

TE PUEDE INTERESAR

Empresarios ofrecen aportar recursos por la paz
18-02-2016

“La justicia no puede ser ajena al postconflicto”
18-02-2016

El Papa reclama diálogo y reconciliación
18-02-2016

Así se prepara el Ejército para el posconflicto
18-02-2016

FFMM en el posconflicto mantendrán la seguridad
18-02-2016

“Reconciliación significa crear sociedad nueva”
18-02-2016

COMENTARIOS