REUNIÓN NACIONAL DE VÍCTIMAS DE LAS FARC

Publicado 18-02-2016

1.500 víctimas de la guerrilla se reúnen este lunes en Bogotá, en el marco de un foro organizado por 14 congresistas que tienen la misma condición. La idea es llegar a consensos y redactar un documento conjunto para enviar a La Habana.

27 de octubre de 2014

Por estos días hay ruido en La Habana. La llegada de varios pesos pesados de las Farc a la mesa –algunos como alias ‘Romaña’, reconocido por su autoría en los secuestros masivos que fueron conocidos como pescas milagrosas–, ha divido nuevamente al país y ha puesto sobre la mesa la dimensión de los ‘sapos’ que la sociedad tendrá que tragarse para que el conflicto de medio siglo finalmente termine.

Además, la guerrilla ha publicado una serie de propuestas en las que sientan su posición sobre las víctimas. Allí dicen, entre otras cosas, que los ‘combatientes’ –tanto miembros de la Fuerza Pública como guerrilleros– pueden ser víctimas siempre y cuando se les haya violado el Derecho Internacional Humanitario.

Mientras tanto, en Colombia, las víctimas directas de la guerrilla buscan la manera de que, entre tanto ruido, su voz se escuche en el país y en la isla.

Este lunes, 1.500 de ellas vienen a Bogotá provenientes de todo el país, para un encuentro en el Centro de Convenciones Gonzalo Jiménez de Quesada, al que han llamado ‘Colombia abraza a las víctimas de las Farc, en el que intercambiarán posiciones y enviarán un documento conjunto a La Habana.

“Será un espacio para que las personas víctimas de las Farc expresen sus ideas y lleguen a unos acuerdos mínimos comunes.  Esperamos llegar a unas conclusiones muy positivas y a una posición conjunta frente al proceso de paz”, cuenta Clara Rojas, representante a la Cámara por Bogotá y exsecuestrada por ese grupo guerrillero.

Ella es una de las organizadoras, pues la idea surgió luego de una reunión de 14 congresistas de 5 partidos diferentes que se consideran víctimas de la guerrilla, entre los que también están Sofía Gaviria Correa, hermana de Guillermo, el asesinado gobernador de Antioquia; Mauricio Lizcano,  hijo del exsenador Óscar Tulio, secuestrado por las Farc; y María Fernanda Cabal, representante del Centro Democrático y quien afirma haber sido víctima de extorsiones y amenazas.

La idea es escuchar a las víctimas, tener en cuenta sus opiniones, contrastar diferentes puntos de vista y llegar a consensos.

“Son varios los puntos que se van a trabajar: derecho a la verdad, a la justicia, a la reparación y a la no repetición. Pero nosotros, como víctimas de la Fuerza Pública, seguimos exigiendo otros temas, como la indemnización. Es probable que las conclusiones sean interesantes”, dijo a Blu Radio el mayor general Luis Mendieta, exsecuestrado por las Farc y quien ya viajó a encontrarse con ellos en Cuba.

El evento cuenta con el respaldo de las Naciones Unidas, el Ministerio del Interior, el Ministerio de Justicia, la Procuraduría General de la Nación, la Defensoría del Pueblo, la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas y más de cuarenta organizaciones defensoras de los derechos humanos.

Según un comunicado de los organizadores, la idea es “reflexionar sobre nuestro rol en ese compromiso con el país, pero también elevar nuestra exigencia a los actores del conflicto para que existan el reconocimiento y respeto necesarios que dignifiquen esa participación que reclamamos”.

Un largo recorrido

No será la primera vez que las víctimas de las Farc se reúnen en el marco del proceso de paz de La Habana, aunque este será el encuentro más numeroso.

Desde que las partes empezaron a negociar el punto acerca del derecho de las víctimas en Cuba, un grupo de personas afectadas por las Farc se reunió en el Club el Nogal para denunciar la ‘invisibilizacion’ que sentían por parte del Gobierno y la guerrilla (ver nota).

Luego, cuando iniciaron los viajes de víctimas a la isla y los foros para tener en cuenta sus propuestas, se quejaron ante los medios de comunicación por la falta de espacio y porque consideraban que si la negociación era con las Farc, a La Habana sólo debían viajar víctimas de ese grupo guerrillero.

En ese momento, el senador Mauricio Lizcano organizó un encuentro más pequeño que se llevó a cabo en el Congreso de la República (ver nota), donde varias víctimas sentaron su posición, sin llegar a ningún consenso.

También, durante los foros realizados por Naciones Unidas –PNUD- y el Centro de Pensamiento de la Universidad Nacional en el marco de las negociaciones de paz, las víctimas de las Farc se hicieron sentir a las afueras de estos espacios comentando que no sé sentían representadas en estos encuentros y que, de hecho, estaban en desventaja numérica.

Ahora la situación es distinta, pues si las víctimas quieren trascender, tendrán que encontrar una posición común para todas.

Como dijo la Revista Semana, en Cuba está comenzando la parte más difícil del proceso, por la importancia de los temas que se van a negociar y el perfil de las personas que ahora hacen parte de la delegación.

Las víctimas directas de la guerrilla no quieren que esto se dé sin que sus opiniones sean tenidas en cuenta, o sin que se les dé la importancia que merecen. De todas formas, como ha dicho el presidente Santos, ellas son el centro de este proceso de paz, y un acuerdo que no las tenga en cuenta no podrá ser sostenible.

TE PUEDE INTERESAR

“La justicia no puede ser ajena al postconflicto”
18-02-2016

Así se prepara el Ejército para el posconflicto
18-02-2016

FFMM en el posconflicto mantendrán la seguridad
18-02-2016

“Reconciliación significa crear sociedad nueva”
18-02-2016

Empresarios ofrecen aportar recursos por la paz
18-02-2016

El Papa reclama diálogo y reconciliación
18-02-2016

COMENTARIOS