10 MENORES SON RECLUTADOS CADA MES

Publicado 18-02-2016

Según un informe de la Defensoría del Pueblo, 119 menores de edad han sido reclutados por grupos armados ilegales en lo que va de 2014. Las Farc y las bandas criminales son quienes más cometen ese delito.

15 de diciembre de 2014

El panorama del reclutamiento forzado sigue siendo grave en Colombia según las cifras que maneja la Defensoría del Pueblo.
Dos informes presentados este lunes por la entidad, dejan ver que por lo menos 119 menores de edad han sido reclutados de manera forzada por grupos armados ilegales en lo que va corrido del 2014.

Y eso que la entidad aclara que la cifra puede ser mayor, porque generalmente los reclutamientos se realizan en zonas rurales y las víctimas no denuncian los hechos, ya sea porque no tienen garantías o no tienen acceso a las autoridades judiciales.  

Pero con las cifras actuales, se puede hacer un promedio aterrador: cada mes, 10 menores son reclutados de forma forzada.

Los departamentos más afectados por esa problemática son Cauca, Antioquia y Huila, en donde la entidad ha encontrado casos de niños de 8 años que están en las filas de los grupos armados. Pero en departamentos como Arauca y Chocó también se han incrementado las cifras de menores reclutados.

Los grupos armados que más cometen este delito, según el informe, son las Farc, y las bandas criminales, especialmente los rastrojos, los urabeños, la empresa y las Autodefensas Gaitanistas.  

Según el vicedefensor del pueblo, Esiquio Sanchez Herrera, “los informes muestran que los niños son instrumentalizados para cometer delitos como la extorsión, el microtráfico y el sicarito. Incluso, a algunos de ellos se les vulnera su dignidad, sometiéndolos a la esclavitud sexual”.

Las cifras salen de investigaciones de campo y de 16 informes de riesgo y 17 notas de seguimiento que han salido en el Sistema de Alertas Tempranas (SAT) que maneja la entidad.

El Modus Operandi.

El reclutamiento forzado se da en zonas vulnerables en las que viven familias en condiciones de pobreza o pobreza extrema.

“Allí llegan para ofrecerles otras alternativas de vida a los niños y adolescentes. En algunos casos, incluso, fuerzan su voluntad con procesos de engaño: empiezan por ofrecerles sumas de dinero por trabajos de sicariato o extorsión, y así los van atrapando”, cuenta Sanchez.

Esa práctica, que es una clara violación al Derecho Internacional Humanitario, ha cambiado para mal la vida de miles de niños que crecen en la selva y con armas, y no tienen oportunidades de educarse y salir adelante.

Es el caso de Yurlei Alvarado, quien entró obligada a las Farc a los 13 años en Calamar (Guaviare) y hasta después de ser rescatada por el Ejército Nacional pudo terminar los estudios y capacitarse en administración y emprendimiento (ver historia de Yurlei Alvarado).

Lo más  preocupante es que las cifras de reclutamiento aumentan cada año, incluso con proceso de paz a bordo. Con respecto al 2013, por ejemplo, el reclutamiento aumentó cerca del 8 por ciento.
Por eso, diferentes sectores le hacen un llamado al Gobierno Nacional y a las Farc para que en el tema de desescalamiento del conflicto, se comprometan a que ningún menor de edad hará parte de la guerra. Ese sería un excelente comienzo.
 

TE PUEDE INTERESAR

“Reconciliación significa crear sociedad nueva”
18-02-2016

Empresarios ofrecen aportar recursos por la paz
18-02-2016

Así se prepara el Ejército para el posconflicto
18-02-2016

El Papa reclama diálogo y reconciliación
18-02-2016

FFMM en el posconflicto mantendrán la seguridad
18-02-2016

“La justicia no puede ser ajena al postconflicto”
18-02-2016

COMENTARIOS