LOS PAÍSES GARANTES Y ACOMPAÑANTES PIDEN EL CESE AL FUEGO BILATERAL

Publicado 18-02-2016

Cuba, Noruega, Venezuela y Chile publicaron un comunicado instando a las partes a restringir las acciones “de todo tipo” que causen víctimas y sufrimiento en Colombia. El Gobierno y las Farc en desacuerdo sobre zonas de concentración.

7 de julio de 2015

En un comunicado que se dio a conocer esta mañana en Cuba, los países que apoyan el proceso de paz entre el Gobierno de Colombia y las Farc les pidieron a las dos partes “reducir al máximo las acciones de todo tipo que causan víctimas y sufrimiento a Colombia e intensificar la implementación de medidas de construcción de confianza”.

Los países firmantes son cuatro: Noruega y Cuba, los dos garantes, más Chile y Venezuela, los dos acompañantes. En la carta, dicen que esas medidas deben llevar pronto a la adopción de un acuerdo de cese al fuego y de hostilidades bilateral y definitivo.

Según ellos, de esa manera las partes garantizarían las condiciones y el clima propicio para lograr los acuerdos que aún están pendientes en la agenda de conversaciones, que son la justicia transicional, la reparación a las víctimas y las condiciones para terminar el conflicto.

En una entrevista concedida a Juan Gossain y publicada el pasado domingo, Humberto de la Calle, el jefe del equipo negociador del Gobierno, le había abierto la puerta a un cese bilateral previo a la firma del acuerdo.  “Si quieren un cese del fuego, el Gobierno está dispuesto a anticiparlo,  para lo cual son fundamentales las zonas de concentración. Ese es el camino”, dijo.

Pero las Farc, quienes desde el inicio del proceso están pidiendo que se acuerde un cese bilateral, no están dispuestas a concentrarse. O al menos, eso es lo que se desprende del comunicado que publicaron este martes, minutos después del pronunciamiento de los países garantes y acompañantes.

Aunque el comunicado lleva el título de ‘Deseamos firmar la paz con este Gobierno’ y en el insisten en lograr el cese al fuego bilateral,  también dicen que este “se trata de un asunto de voluntad política que no se puede condicionar a exigencias de sometimiento penal, ni a exigencias prematuras de concentración de la guerrilla, ni de dejación de armas”.

Esa propuesta fue formulada inicialmente por el expresidente Álvaro Uribe, quien pidió que la concentración se diera luego de un cese unilateral de la guerrilla en lugares que no fueran zona de frontera, áreas estratégicas para la economía y sin población civil.

En ese sentido, la discusión que se viene tiene que ver con en qué momento acordar el cese bilateral, si para eso se deben crear o no zonas de concentración y cómo deberían funcionar. 

Mientras tanto, las partes deben acordar pronto la reparación a las víctimas y abordar el tema de justicia transicional. Porque aunque el proceso ha avanzado más que ningún otro, en los últimos meses se ha estancado y el recrudecimiento de los atentados lo ha puesto contra las cuerdas, tanto que De la Calle aceptó que si la desconfianza de la opinión pública crece, el proceso podría terminar.





 

TE PUEDE INTERESAR

Empresarios ofrecen aportar recursos por la paz
18-02-2016

FFMM en el posconflicto mantendrán la seguridad
18-02-2016

Así se prepara el Ejército para el posconflicto
18-02-2016

“La justicia no puede ser ajena al postconflicto”
18-02-2016

“Reconciliación significa crear sociedad nueva”
18-02-2016

El Papa reclama diálogo y reconciliación
18-02-2016

COMENTARIOS