LLAMADO A RESOLVER LA TENSIÓN CON CABEZA FRÍA

Publicado 18-02-2016

Programas de Desarrollo y Paz agrupados en Redprodepaz, iglesias católicas colombiana y venezolana y organismos de cooperación internacional piden trabajar por dignificar la situación de los habitantes del eje fronterizo y alejarse de mensajes polarizantes.

30 de agosto de 2015

La crisis fronteriza generada por el regreso forzado de 8.300 colombianos de Venezuela (1.200 deportados) tras la decisión del gobierno de Nicolás Maduro de cerrar ocho municipios del estado de Táchira ha llevado a sectores de la sociedad civil colombiana y a organismos internacionales a pedir calma.

Calma en estos momentos en que la polarización encuentra su mejor combustible.

Mientras el coordinador residente y humanitario de las Naciones Unidas en Colombia, Fabrizio Hochschild, viajó a Cúcuta junto con portavoces de organismos de su propio sistema, entre los que se cuentan Acnur y Ocha, la Redprodepaz expidió un comunicado pidiendo entendimiento.

Esta red articula a los Programas Regionales de Desarrollo y Paz -PDP- que han venido trabajando desde lo local y regional procesos de construcción de paz en los que participan activamente las comunidades.

Por su carácter, Redprodepaz invitó a las organizaciones sociales y a los organismos de cooperación internacional a gestionar, junto con el Gobierno, acciones que permitan la estabilidad social y económica y la vigencia de los derechos fundamentales para quienes habitan la frontera.

Así mismo, las iglesias católicas colombiana y venezolana se han expresado para que se ponga freno a los atropellos que las poblaciones fronterizas están registrando.

Recuerdan que muchos de los expulsados de forma violenta de territorio venezolano "están en el mayor grado de exclusión y pobreza social, quienes en muchos casos ya han sido víctimas de desplazamientos forzados".

La Conferencia Episcopal Venezolana llamó a trabajar por la integración de ambos pueblos, en lugar de crear divisiones. En el marco de este espíritu, los obispos de San Cristobal, estado de Táchira, monseñor Mario Moronta, y de Cúcuta, Norte de Santander, monseñor Víctor Manuel Ochoa, realizaron juntos una oración por la reconciliación.

"Es urgente que nuestros gobernantes se sienten a hablar y a buscar una solución con gran dignidad para ambos pueblos, buscando el beneficio de nuestros ciudadanos: venezolanos y colombianos", dijeron al llamar a "sembrar paz".

Ese fue el mismo llamado de la Redprodepaz. "(...) trabajar para encontrar medidas de entendimiento que protejan los derechos fundamentales de las personas que habiten en el eje fronterizo".

TE PUEDE INTERESAR

FFMM en el posconflicto mantendrán la seguridad
18-02-2016

Empresarios ofrecen aportar recursos por la paz
18-02-2016

“Reconciliación significa crear sociedad nueva”
18-02-2016

Así se prepara el Ejército para el posconflicto
18-02-2016

“La justicia no puede ser ajena al postconflicto”
18-02-2016

El Papa reclama diálogo y reconciliación
18-02-2016

COMENTARIOS