14 MILITARES A INDAGATORIA POR TORTURAS EN EL HOLOCAUSTO DEL PALACIO DE JUSTICIA

Publicado 18-02-2016

Eduardo Matson y Yolanda Santodomingo, quienes en ese momento eran estudiantes de la Universidad Externado, denunciaron torturas luego de salir vivos de la retoma.

22 de octubre de 2015
Foto: Archivo Semana


Dos semanas antes de cumplirse 30 años del Holocausto del Palacio de Justicia, ocurrido entre el 6 y el 7 de noviembre de 1985, el tema vuelve a las primeras planas de la agenda nacional.

Primero fue el hallazgo de los restos de tres de los once desaparecidos en dos cementerios diferentes de la ciudad de Bogotá. Y ahora se suma el llamado a indagatoria que la Fiscalía les hace a 14 militares en retiro por una presunta tortura contra dos estudiantes de derecho que ese día estaban en el Palacio haciendo una tarea.

Los militares que ahora deberán acudir ante la justicia son el general (r) Iván Ramírez Quintero, excomandante del Comando Operativo de Inteligencia y Contrainteligencia del Ejército, el coronel (r) Edilberto Sánchez Rubiano, excomandante del B2, el general (r) Rafael Hernández López, el capitán (r) William Vásquez Rodríguez, el sargento (r) Antonio Jiménez Gómez, el coronel (r) Fernando Blanco Gómez, el sargento (r) Bernardo Garzón Garzón, el general (r) Eliseo Peña Sánchez, el general (r) Alberto Fracica Naranjo, sargento (r) Antonio Buitrago Tellez, sargento (r) Ferney Causaya Peña, sargento (r) Fernando Nieto Velandia, sargento (r) Gustavo Arévalo Moreno y el coronel (r) Luis Carvajal Núñez.

Los estudiantes torturados, por otro lado, son Eduardo Matson y Yolanda Santodomingo, quienes estudiaban en la Universidad Externado. Ellos cuentan que cuando el Ejército retomó el control del Palacio el 7 de noviembre, fueron conducidos por un grupo de militares a la Casa del Florero, en donde los separaron del resto del grupo y los sometieron a torturas, pues los acusaban de pertenecer al M-19 y de haber participado en la toma.

Se salvaron porque el tío de Eduardo Masa, quien era gobernador de Bolívar, y Fernando Hiniestrosa, el rector de la universidad, presionaron por su liberación. Aunque Eduardo, en una entrevista, contó que lo soltaron tiempo después de decir que conocía al hijo del general Miguel Maza Marquez.

Los testimonios de ambos jóvenes fueron claves para que la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) declarara culpable al Estado colombiano en 2014 por torturas y desapariciones ocurridas durante y después de la toma y retoma del Palacio. 

Hoy sus testimonios vuelven a cobrar validez para la justicia colombiana que, luego de 30 años, parece decidida a  avanzar en las investigaciones que aún están pendientes de uno de los episodios más tristes de la historia colombiana. 


 

TE PUEDE INTERESAR

“La justicia no puede ser ajena al postconflicto”
18-02-2016

FFMM en el posconflicto mantendrán la seguridad
18-02-2016

“Reconciliación significa crear sociedad nueva”
18-02-2016

Empresarios ofrecen aportar recursos por la paz
18-02-2016

Así se prepara el Ejército para el posconflicto
18-02-2016

El Papa reclama diálogo y reconciliación
18-02-2016

COMENTARIOS