Institucionales

Humberto de la Calle les respondió a los empresarios

El jefe del equipo negociador del Gobierno afirmó que el objeto del proceso de paz no es solo poner fin a la confrontación armada sino abrir una oportunidad política para afrontar de manera diferente el futuro de Colombia.

Octubre 22 de 2015
Foto: Comunicaciones Paz Gobierno


“Necesitamos paz en La Habana pero necesitamos paz en Colombia”, dijo.

Destacó la importancia del documento presentado hace unos días por el Consejo Gremial Nacional e invitó a otros sectores de la sociedad a participar en la discusión.

“Me parece muy importante que los gremios se hayan pronunciado, que le hayan entregado al Presidente un documento en el cual hay un apoyo general al proceso y unos reparos. Nuestro problema ya no es sólo el de La Habana. Necesitamos paz en La Habana pero necesitamos paz en Colombia”, manifestó.

En la carta entregada por los miembros del Consejo Gremial Nacional al Presidente Santos estos expresaron su respaldo al proceso de paz, pero señalaron sus preocupaciones sobre temas como la jurisdicción especial para la paz, el acuerdo agrario y la Comisión de la Verdad.

“No hay una palabra sobre la política. Qué política es la que nos espera. Tenemos que pensar más en el futuro, no limitarnos al problema de la confrontación armada porque esto lo que dispara es una oportunidad hacia el futuro”

“Es un momento de mirar hacia adelante. Un futuro con mayor inclusión, con mayor equidad social, con mayor énfasis en derechos económicos y sociales, con mayor preocupación por el medio ambiente (…) Lo que queremos es una paz grande, una ocasión para una especie de impulso profundo de Colombia hacia unas metas mucho más contemporáneas”, agregó.

Sus declaraciones las hizo durante el desarrollo de las mesas regionales “La paz es de todos y para todos”, organizadas por Foros Semana, USAID Colombia y la Embajada de Suecia, que contaron con la participación de las autoridades locales y los líderes regionales.