Institucionales

Presidente propone un cese bilateral al fuego desde el 1 de enero

Santos le pidió a las Farc “hacer un esfuerzo” para acelerar la negociación y definir de aquí a fin de año cómo funcionaría una tregua bilateral definitiva y verificada internacionalmente.

28 de octubre de 2015

El Presidente Juan Manuel Santos le hizo, esta mañana, un llamado a la guerrilla de las Farc para acelerar la negociación e implementar un cese bilateral al fuego “verificado internacionalmente” a partir del 1 de enero de 2016.

“Hagamos ese esfuerzo para que de aquí al 31 de diciembre podamos, por ejemplo, terminar el punto cinco, el del fin del conflicto, y así poder decretar un cese al fuego bilateral, verificado internacionalmente, a partir del primero de enero”, dijo en la instalación de la Comisión Nacional de Competitividad que se llevó a cabo en el Palacio de Nariño.

“El comandante de las Farc inclusive mencionó que por qué no darle un buen regalo de Navidad al país, y como dicen: ‘le cojo la caña’”, agregó el Presidente.

También dijo que una comisión de congresistas viajará a La Habana para explicarles a los delegados de las Farc el acto legislativo para la paz que cursa actualmente en el Congreso de la República.

“Van con un propósito: explicar lo que está sucediendo en el Congreso en materia del fin del conflicto, en materia del proceso de paz. Decirles a estos señores, que han visto esto con cierta aprehensión, que estas reformas lo que hacen es acelerar la implementación de los acuerdos”, añadió.

El Gobierno y las Farc acordaron en julio de este año una serie de medidas para desescalar el conflicto en Colombia y acelerar la negociación en Cuba. Desde entonces la guerrilla decretó un cese al fuego unilateral -que al parecer han respetado- y el Presidente ordenó suspender los bombardeos contra campamentos de esa guerrilla, medidas que han producido un decenso considerable en los niveles de conflicto armado.

De hecho, según el Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos (Cerac), las a
cciones ofensivas de las Farc se han reducido a niveles no vistos desde hace 40 años