MUJER RECONCILIA, SUEÑOS CON SABOR A FRUTA

Publicado 18-12-2018

Pensar en el sabor de Colombia es transportarse al Pacífico y sentir notas dulces, ácidos profundos y texturas suaves; es también conocer frutos amazónicos cargados de sensaciones intensas y refrescantes. Cada fruta cuenta historias, muchas protagonizadas por mujeres que sueñan y construyen una Colombia de oportunidades y progreso.

Mediante la Convocatoria Mujer Reconcilia, la Corporación Reconciliación Colombia y The Coca-Cola Company apoyaron con asesoría técnica y acompañamiento en prácticas reconciliadoras a seis organizaciones frutícolas lideradas por mujeres. Con una inversión de $1.150 millones de pesos, la iniciativa aportó al fortalecimiento organizacional y benefició directamente a 204 mujeres líderes de los departamentos de Nariño, Valle, Chocó y Caquetá.

El pasado 5 de diciembre, el Restaurante Harry Sasson fue el escenario para el cierre de año de Mujer Reconcilia. En este espacio, el reconocido chef y Embajador de la Reconciliación- preparó un menú inspirado en el trabajo de las seis organizaciones ganadoras de la Convocatoria y lo compartió con 50 invitados entre los que destacaban 12 mujeres cultivadoras, medios de comunicación y potenciales compradores-promotores de los proyectos frutícolas.

Así y para empezar, Harry escogió un cóctel de langostinos en piña amazónica, ají y coco, plato que evoca el trabajo del Colectivo Masa Wai, organización que cultiva y comercializa piña amazónica en Florencia, Caquetá. En el marco de Mujer Reconcilia, el proyecto sembró 38.625 colinos de piña y recibió herramientas para el establecimiento y manejo del cultivo. En su relato, Blanca Cunacue, líder del colectivo, resaltó que gracias al apoyo de esta convocatoria, 25 mujeres víctimas del conflicto armado construirán un centro de acopio a inicios del 2019, potenciando sus posibilidades de comercializar piña.

El segundo plato, arepas orejitas de perro con magret de pato, ají cremoso de aguacate y bananitos deshidratos estuvo inspirado en la Asociación de Agricultores del Río Anchicayá - AGRIANCHIB, cultivadores de bananito de Buenaventura, organización que con el acompañamiento de Mujer Reconcilia mejoró la calidad de su ciclo productivo y desarrolló dos puntos de venta en la ciudad de Cali.

“Ahora conversamos y trabajamos con vecinas con las que antes no teníamos contacto” afirma Jenny Malpud, líder de la Asociación Pumamake, organización productora de mora proveniente de Ipiales, Nariño, quien resalta que con Mujer Reconcilia 14 mujeres y sus familias han visto el fortalecimiento de sus relaciones comunitarias y familiares. En el marco del acompañamiento a esta Asociación, se entregaron 1.960 plantas de mora, se realizaron capacitaciones de producción con principios agroecológicos y capacitaciones en procesos de industrialización de pulpa. El trabajo de estas mujeres inspiró el tercer plato del almuerzo: costillitas de cerdo en glaseado de mora y miel.

A continuación, Sasson presentó el plato de fileticos de mero ahumado con chutney de borojó – fruta producida por la Asociación de Mujeres del Municipio de Quibdó – ASMUQ, y la Red Departamental de Mujeres Chocoanas.  Con un total de 70 participantes, estas dos organizaciones destacan que con el acompañamiento de la Corporación Reconciliación Colombia se logró empoderar a estas mujeres que hoy se reconocen como empresarias. “Nos estamos reconciliando con el desarrollo a través de la comercialización y mejoramiento de nuestro producto. El gran aporte ha sido generar este espacio de participación para la mujer rural” destaca María Lastenia España de ASMUQ.

Para el cierre de la jornada, el chef preparó merengue de almendras con lulo confitado y helado de guayaba agria. El postre se basó en el trabajo de la Asociación de Productores Agropecuarios Sostenibles – ASOPAS, cultivadores lulo en el Valle del Cauca. Esta organización logró establecer 10 hectáreas de lulo implementando un proceso de producción limpia y ha generado alianzas para la comercialización y la cualificación de 20 mujeres asociadas.

Como resulta evidente, el acompañamiento realizado por Reconciliación Colombia se adecuó a las necesidades de cada organización, destacándose inversiones en material vegetal para siembra, dotación de maquinaria, producción de abonos y adquisición de equipos para cuartos de congelación y refrigeración. Adicionalmente, es importante mencionar la implementación de Prácticas Reconciliadoras, que busca transformar entornos a partir del diálogo y la reflexión. 

Para Reconciliación Colombia y The Coca-Cola Company apoyar la equidad y empoderamiento de las mujeres rurales tiene impactos inmediatos en la reconstrucción del tejido social y el desarrollo del país. Mujer Reconcilia es una apuesta enmarcada en la promoción de liderazgo y empoderamiento económico, que reconoce el rol de la mujer en los trabajos de la cultura campesina.

“La inversión en la mujer rural es un tema de justicia social. Empoderarlas para que hagan efectivos sus derechos y generar herramientas que les permita tener una participación activa en el mercado son elementos que contribuyen al cierre de brechas sociales y económicas existentes entre hombres y mujeres. Estamos contentos porque hoy las vemos cumpliendo sus metas y sueños. Nosotros somos una herramienta para que estas mujeres logren sus propósitos”, concluyó Cristina Plazas Michelsen – Directora Ejecutiva de la Corporación Reconciliación Colombia para dar cierre a la jornada, en la que también participó Ángela Zuluaga – Vicepresidente de Asuntos Públicos de The Coca Cola Company.

TE PUEDE INTERESAR

Así se prepara el Ejército para el posconflicto
18-02-2016

“La justicia no puede ser ajena al postconflicto”
18-02-2016

FFMM en el posconflicto mantendrán la seguridad
18-02-2016

“Reconciliación significa crear sociedad nueva”
18-02-2016

Empresarios ofrecen aportar recursos por la paz
18-02-2016

El Papa reclama diálogo y reconciliación
18-02-2016

COMENTARIOS