LA APUESTA POR NUEVAS OPORTUNIDADES EN ARAUCA

Publicado 22-08-2019

El departamento de Arauca se encuentra ubicado en la Región del Orinoco colombiano. Sus principales sectores económicos son la ganadería, la extracción de hidrocarburos y la agricultura, actividad que cuenta con una gran proyección en la producción de plátano y cacao (considerado como uno de los mejores del mundo).

Su potencial productivo y natural se ha convertido en una posibilidad tangible de desarrollo. De acuerdo al Censo Agropecuario del año 2014, Arauca es el tercer productor de cacao con el 7,9% del total nacional y presenta un incremento en el uso de suelo para el cultivo de plátano, registrando cerca de 12.600 Ha destinadas a este producto. Actualmente en el país se producen cerca de 4.831.241  Ton al año. Los araucanos encuentran en el trabajo agrícola una actividad que genera bienestar,  reconstruye redes sociales fragmentadas por años de conflicto armado y ofrece una segunda oportunidad para reencontrarse con su vocación campesina.

En el departamento, la presencia de grupos armados ilegales ha dejado cerca de 79.160 víctimas (Registro Único de Víctimas, 2016) equivalente al 29,85% de su población total además de 121 ha de cultivos ilícitos en el municipio de Arauquita, de acuerdo al reporte de la Oficina de las Naciones Unidas  contra la Droga y el Delito,  UNODC del año 2018.

A pesar de los difíciles momentos en su historia reciente, en Arauca se gestan ejemplos de acción conjunta con propósito. Organizaciones sociales trabajan día a día por el desarrollo y la reconciliación de su departamento. Este es el caso de 81 campesinos que en el  2011 crearon la Asociación de Productores y Comercializadores de Plátano - ASDEPLAR  con el objetivo de mejorar las prácticas de producción y comercialización de plátano, además de su aprovechamiento para el cultivo de cacao, producto que requiere la sombra generada por las hojas de plátano.

ASDEPLAR fue uno de los 17 proyectos que entre los años 2017 y 2018 recibió asistencia técnica, financiera y acompañamiento en el desarrollo de prácticas reconciliadoras por parte de la Corporación Reconciliación Colombia (CRC) en el marco de la segunda versión de la Convocatoria Innovaciones para la Paz y la Reconciliación en la que Ecopetrol, la Embajada de Suecia, la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional -USAID y ACDI/VOCA sumaron esfuerzos para fortalecer negocios y capacidades de organizaciones en zonas afectadas por el conflicto armado.

Dadas las condiciones climáticas de la región (sequía y temporada de lluvia extrema), el objetivo del proyecto fue la implementación de sistema de riego por goteo en 81 hectáreas (1  Ha por productor) de 22 veredas de Arauquita, con el fin de estabilizar la producción de plátano y generar condiciones óptimas para su cultivo en cualquier fecha del año, repercutiendo positivamente en la economía local. De manera adicional y mediante la metodología Prácticas Reconciliadoras, se propuso fortalecer las capacidades de los productores de plátano en relación a la confianza, la empatía, la reciprocidad y la cooperación como elementos centrales para el trabajo colectivo y su sostenimiento en el tiempo.

ASDEPLAR- EL SUEÑO

Carlos Julio Martínez vive en la vereda La Paz del municipio de Arauquita. Toda su vida la ha dedicado al campo. En el año 2011  decidió crear la Asociación de Productores y Comercializadores de Plátano – ASDEPLAR como una opción de sustitución de cultivos ilícitos que toma como bandera la producción de plátano.

“Acá en Arauca esto era cocalero y nos pusimos de acuerdo y erradicamos la coca”, menciona Martínez mientras comparte un café con Leonidas, Yolanda y Andrea, tres de los 81 asociados que hoy cuentan con sistema de riego por goteo en sus hectáreas de siembra.

Crear la Asociación no fue una tarea fácil, la falta de confianza en procesos colectivos, el temor por el conflicto armado y una actitud resistente por parte de muchos campesinos fueron taras que Martínez logró superar. Hoy, él entiende que la reconciliación pasa por reconocer al otro y recuperar la confianza que se fractura con el miedo.

La Asociación, que se registró formalmente sólo hasta su cuarto año de existencia, hace parte del comité regional de platanicultores y destaca como uno de sus principales logros  el conformarse como una gran familia: “antes solamente nos saludábamos, ahora nos preocupamos el uno por el otro” menciona Leonidas Flórez.

Cada uno de los 81 asociados tiene claro que el propósito de la Asociación no se concentra específicamente en la dimensión económica sino en el bienestar colectivo y el desarrollo de redes de cooperación como vehículo de desarrollo.

AGUA, VITAL EN LA PRODUCCIÓN DE PLÁTANO

En los últimos años, sequías extremas y temporadas de lluvia que se presentan con menor regularidad han afectado fuertemente a la Orinoquia colombiana. La actividad agrícola que depende de acceso al líquido puede entrar en jaque de cara a estos cambios del entorno. En el caso del plátano, la no disponibilidad de agua limita su crecimiento y peso, aumentando los costos de producción y reduciendo las ganancias derivadas de su comercialización.

Andrea Ruiz entró a ser parte de ASDEPLAR en el año 2017, es oriunda de El Castillo, Meta y se formó como tecnóloga agrícola. Ruiz fue víctima de desplazamiento forzado en el año 2002 y tras vivir en la ciudad de Villavicencio por más de 10 años decidió reencontrarse con sus padres y retornar a las actividades del campo. En Arauca encontró la posibilidad de producir plátano.

“No era tan fácil sembrar en cualquier momento del año y por el cambio del clima podemos perder toda la producción” destaca Ruiz al señalar que la mayoría de cultivos de los asociados de ASDEPLAR no generaban un ingreso económico estable dada la falta de procesos tecnificados que permitieran tener un acceso controlado al agua.

Parte del apoyo de Reconciliación Colombia y sus socios consistió en desarrollar un sistema de riego por goteo en las 81 Ha de los asociados, con lo que se proyecta triplicar la producción actual en 4 años.

Andrea explica que en una hectárea de tierra es posible sembrar 1.000 gajos de plátano cuyo peso ronda (sin sistema de riego) los 7kg promedio por gajo, es decir, que una hectárea puede producir 13 toneladas de plátano.  En la cosecha del primer semestre 2019, la  producción de las 81 Ha de los asociados se acercó tan solo a 600 toneladas. Para el 2020, con los sistemas de riego funcionando, estiman alcanzar 1.560 toneladas y de forma escalonada, a 4 años, duplicar esta cifra.

Cabe anotar que La tecnificación del proceso de producción puede permitir pasar de 13 ton a 25 ton por hectárea.

“Antes nos dedicábamos a la moda antigua y la producción era muy baja pero vemos que se vinieron los técnicos, los agrónomos y nos hicieron cambiar el modelo. Ahora se mira que es rentable estar en el cultivo (…). Yo le doy las gracias a CRC por ese apoyo tan enorme, eso despertó una dinámica nueva”  concluye Andrea Ruiz.

ASDEPLAR motiva la reconciliación en Arauca

El proceso de fortalecimiento de organizaciones productivas con operación en zonas afectadas por el conflicto armado que lideran la Corporación Reconciliación Colombia y sus socios,  entiende que el desarrollo económico y social se fundamenta en la generación de capacidades individuales y colectivas. En este sentido, incorpora la metodología Prácticas Reconciliadoras, que propende por el análisis y formulación de planes de acción alrededor de la confianza, la empatía, la reciprocidad y la cooperación como dimensiones centrales en la transformación de imaginarios y comportamientos en favor del encuentro, el diálogo y el trabajo colectivo.

“Pasar de un grupo de 81 personas que apenas nos conocíamos a 81 personas que saben para donde van, que tienen claro que el trabajo colectivo es lo que permite crecer, es un cambio para nosotros (…). Mientras desarrollábamos los talleres hubo muchas lágrimas y emociones, dijimos cosas que ni en nuestras casas contamos, entendimos que una organización social no es solo la parte productiva sino todo esto, la confianza y la amistad” cuenta Leonidas Flórez, asociado a Asdeplar.

ASDEPLAR es hoy una empresa con proyección económica y social que reconoce que el crecimiento en producción y ventas debe ir de la mano de prácticas cotidianas que construyan un mejor relacionamiento e incidan en la transformación de la sociedad.

 

TE PUEDE INTERESAR

Así se prepara el Ejército para el posconflicto
18-02-2016

Empresarios ofrecen aportar recursos por la paz
18-02-2016

FFMM en el posconflicto mantendrán la seguridad
18-02-2016

“Reconciliación significa crear sociedad nueva”
18-02-2016

“La justicia no puede ser ajena al postconflicto”
18-02-2016

El Papa reclama diálogo y reconciliación
18-02-2016

COMENTARIOS