PESCADORES ANCESTRALES

Publicado 06-11-2019

“Hace 300 años nuestros ancestros pescaban siguiendo las estrellas,  se orientaban con los luceros cuando entraban mar adentro y  construían sus pueblos protegiéndose de los vientos gracias al mangle, del que también se proveían de madera para construir las casas que hoy seguimos habitando” Moisés Cardale Cortés, pescador, 56 años.

En la Isla de Barú, a 45 minutos de la ciudad de Cartagena, se encuentra la Reserva Natural Manglar Cacique. Un ecosistema protegido, en medio de uno de los motores turísticos del Caribe colombiano, que convive con comunidades afrodescendientes asentadas en la zona desde hace siglos. Aquí, como en otras zonas del país con presencia de mangle, la amenaza del ecosistema está latente y es una de las preocupaciones de la comunidad local.

El manglar, además de estabilizar la línea costera al controlar la erosión, es una barrera natural de fuertes vientos, un importante sumidero de CO2 y una de las cinco unidades ecológicas más productivas del mundo. Es el hogar de mamíferos terrestres, reptiles, bandadas de aves y cardúmenes de peces que se acomadan al fondo del agua, en las raíces de los manglares, para alimentarse y reproducirse.

En Barú, el Mangle ha permitido que la pesca artesanal se convierta en una actividad cultural y económica central. Aquí, desde el año 1993 un grupo de pescadores hacen parte de Coopsana – Cooperativa de Pescadores de Santa Ana, organización que agrupa actualmente a 34 hombres pescadores y a 10 mujeres que convierten el producto de la pesca en embutidos.

La organización busca mantener la tradición de la pesca artesanal y desarrolla acciones de cuidado y conservación del manglar. “Hacemos recolección del plástico que viene de la zona de turismo. Limpiamos el manglar. Hacemos actividades para que la comunidad y los visitantes de la isla entiendan la importancia del ecosistema y hemos adelantado reforestación” cuenta Moisés Candale, uno de los pescadores asociados a Coopsana. Él explica que debido a la apertura de la isla al turismo y la industria, la relación entre los barulenses y el entorno se ha fragmentado, han dejado de lado las prácticas ancestrales y el sentido de pertenencia con el territorio.  

Coopsana cuenta con tres lanchas, cuatro neveras para transporte de pescado y una oficina y centro de preparación de embutidos. Su mercado es 90% local (restaurantes de la playa o pobladores) y en promedio pescan 200 kilos semanalmente. Funciona como cooperativa y sus ganancias son invertidas en la misma organización.

Actualmente ha encontrado una oportunidad económica en la generación de embutidos, proyectan desarrollar una marca propia y tener un punto de venta en la isla. Frente a la pesca, tienen una gran necesidad de ampliar sus equipos para que más pescadores se vean beneficiados.

Frente a lo anterior, la Corporación Reconciliación Colombia con el apoyo del Programa Alianzas para la Reconciliación de USAID y ACDI/VOCA acompañará a Coopsana hasta el mes de febrero del año 2020 en las siguientes líneas de acción:

  • Fortalecimiento organizacional y  prácticas ambientales.
  • Compra de equipos para pesca.
  • Fortalecimiento de plan de comunicación y comercialización.
  • Identificación de prácticas reconciliadoras y desarrollo de plan de trabajo.

Reconciliación Colombia entiende la reconciliación como un proceso relacional que supera las interacciones personales y abarca vínculos más complejos como el socio ambiental. En este sentido, el trabajo de Coopsana es vital al buscar reestablecer una relación de cuidado con el entorno.  

En el marco del acompañamiento, Reconciliación Colombia desarrollará su metodología Prácticas Reconciliadoras que permite identificar el nivel de diálogo, empatía, reciprocidad y cooperación presente en las relaciones dentro de las organizaciones y su impacto en la contribución de las mismas a su entorno. Una vez identificado este nivel se invita a formular un plan de acción para mejorar aquellas dimensiones con puntuación baja.

Frente al suministro de equipos para la pesca, se trata de renovar las neveras y redes y dotar con GPS las lanchas, haciendo más efectivas las faenas de los pescadores.

“Poder contar con mejores equipos facilita nuestro trabajo y permite que más pescadores puedan salir de faena mar adentro. El proyecto con Reconciliación Colombia nos permitirá revisar nuestra marca de embutidos y poder mostrar a toda la isla el desarrollo de nuevos productos, frescos y del mar” señala Luis Carvajal, asociado Coopsana.

Publicado 06-11-2019

TE PUEDE INTERESAR

“La justicia no puede ser ajena al postconflicto”
18-02-2016

FFMM en el posconflicto mantendrán la seguridad
18-02-2016

El Papa reclama diálogo y reconciliación
18-02-2016

Empresarios ofrecen aportar recursos por la paz
18-02-2016

“Reconciliación significa crear sociedad nueva”
18-02-2016

Así se prepara el Ejército para el posconflicto
18-02-2016

COMENTARIOS