Reconciliación Colombia

5 Acciones conjuntas por la reconciliación

75 jóvenes de las ciudades de Santa Marta, Cartagena, Florencia y Cúcuta se forman en la metodología La Reconciliación es Nuestro Cuento,  que trabaja en el fortalecimiento de 4 pilares: confianza, empatía, reciprocidad y cooperación.

Al cierre del proceso formativo, los jóvenes construirán iniciativas reconciliadoras que responden a una problemática específica de sus comunidades, convirtiéndose en protagonistas de acciones reconciliadoras.

En el año 2018, con el apoyo del Programa Alianzas para la Reconciliación (PAR) de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional –USAID y Acdi/Vocal, a Corporación Reconciliación Colombia adaptó la metodología La Reconciliación es Nuestro Cuento para trabajar con jóvenes y adolescentes que están en el Sistema de Responsabilidad Penal en Colombia, fundamentándose en tres aspectos: i) La articulación con el modelo de atención a adolescentes y jóvenes en conflicto con la ley del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), ii) La transición de un enfoque territorial a un enfoque de desarrollo personal y iii), la articulación con los procesos restaurativos de los Centros de Atención Especializada -CAE.  En ese año, la Corporación trabajó con 88 jóvenes que cumplen su sanción en medidas privativas de la libertad en seis Centros de Atención Especializada (CAE) de las ciudades de Bogotá, Medellín, Cali y Quibdó.

Para el 2019, la metodología se trabaja con 75 jóvenes que cumplen su sanción en medidas no privativas de la libertad en las ciudades de Santa Marta, Cartagena, Medellín, Florencia y Cúcuta.

El proceso consta de 4 encuentros formativos, 1 taller de creación de iniciativas reconciliadoras, una jornada de desarrollo de dichas iniciativas y la transferencia de la metodología a operadores del ICBF.  Cada módulo desarrolla espacios vivenciales, de intercambio,  acción y  reflexión, teniendo como objetivo generar transformaciones a nivel personal que redunden en la construcción de consensos y en la búsqueda de nuevos significados para los vínculos sociales. Como elemento diferencial de esta nueva fase de implementación, el Programa Alianzas para la Reconciliación  acompañará cada sesión con ejercicios de su metodología Decido Ser, que favorece el autorreconocimiento y el empoderamiento de las personas como agentes de cambio.

En los espacios de reflexión, el reconocimiento de las emociones juega un papel central, pues es posible relacionarlas con el pensamiento y la conducta para comprender la importancia y los desafíos que implica el trabajo colectivo, en el que se requiere de una actitud colaborativa que valore las opiniones del otro desde una visión constructiva.

La creación de iniciativas reconciliadoras, como ejercicios de acción conjunta, se inserta como cierre del proceso. Aquí, Reconciliación Colombia facilita un taller de creación que busca inspirar y movilizar la creatividad de los jóvenes para pensar en la reconciliación, entendida como un proceso que promueve la confianza entre grupos, apoya la reconstrucción del tejido social y la generación de nuevos acuerdos de convivencia.

Entre los meses de julio y octubre, los 75 jóvenes desarrollarán 5 iniciativas reconciliadoras. En Santa Marta, el próximo 5 de julio tendrá lugar la primera acción: un partido de fútbol acompañado por Tiempo de Juego, organización experta en la promoción del juego como herramienta de transformación.

La acción conjunta es una estrategia de abordaje de un problema social que en el caso de La Reconciliación es Nuestro Cuento se origina como resultado de una fase reflexiva sobre lo que implica hablar de reconciliación y construcción de paz en el contexto de los jóvenes que están cumpliendo su sanción en el Sistema de Responsabilidad Penal para Adolescentes, quienes se convierten en los principales agentes de cambio y ejecutores de sus ideas de transformación.

En conmemoración del Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas, la Alcaldía Mayor de Bogotá, a través de su Centro de Memoria, Paz y Reconciliación, y
la Corporación Reconciliación Colombia, realizaron una jornada de 24 horas en nombre de las personas afectadas por este delito. El evento tuvo lugar en el Parque Nacional los días 29 y 30 de agosto en una jornada de 24 horas.

Esta actividad se llevó a cabo de la mano de organizaciones sociales, fundaciones, sector académico, sector privado y entidades públicas. El proceso inició con un ejercicio colaborativo de escritura de cartas que involucró a familiares de víctimas de desaparición forzada. Se desarrolló un taller de escritura con el colectivo Conexiones Anónimas en el que se produjeron 13 cartas, que fueron distribuidas en diferentes puntos de la ciudad, permitiendo su lectura por parte de diferentes públicos.

Esta iniciativa reunió a los familiares de desaparecidos del Palacio de Justicia, del Ejército Nacional, de ejecuciones extrajudiciales, de secuestrados y excombatientes.
La desaparición forzada se convirtió en un fenómeno que permeó la historia del conflicto interno colombiano. Se han registrado aproximadamente 83.000 casos a lo largo del
territorio nacional.

El Día Internacional de las Víctimas de Desaparición Forzada se conmemora el 30 de agosto y busca que la sociedad se solidarice con los familiares de las víctimas de este
hecho victimizante, y fue declarado en 2010 por la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter

Relacionados

Liderazgo empresarial en tiempos de crisis

Consulte aquí la publicación realizada por Reconciliación Colombia, la Fundación Ideas para La Paz (FIP) y el Programa de Alianzas para la Reconciliación de USAID y ACDI/VOCA