Reconciliación Colombia

En casa NUEVAmente.

Con el apoyo del Programa Alianzas para la Reconciliación de USAID y ACDI/VOCA, la Corporación Reconciliación Colombia, Terre des hommes y Terciarios Capuchinos inauguraron En Casa NUEVAmente, un proyecto que promueve la inclusión de jóvenes que han estado vinculados al Sistema de Responsabilidad Penal para Adolescentes.

El proyecto se concentra en una población altamente estigmatizada con el objetivo de generar nuevas oportunidades de inclusión social.

En Casa NUEVAmente está ubicada en la Cra 16a # 48 – 84, Barrio Palermo (Bogotá).



La reconciliación es un proceso de corto, mediano y largo plazo, que implica transformar imaginarios, cambiar comportamientos, establecer nuevos acuerdos con quienes convivimos, con las instituciones y con la tierra que habitamos. Es una invitación para identificar objetivos comunes y, construir así, visiones compartidas de futuro.

Reconciliación Colombia cree que un modo efectivo para lograr estas transformaciones es llevar a cabo acciones concretas que fomenten la confianza, el diálogo, el trabajo conjunto y la cooperación. Motivo por el que ha diseñado En casa NUEVAmente, proyecto que acompaña a jóvenes en la construcción de sus planes de vida al salir del Sistema de Responsabilidad Penal para Adolescentes.

En Colombia, los adolescentes y jóvenes que han cometido un delito entre los 14 y 18 años ingresan al Sistema de Responsabilidad Penal Adolescente (SRPA) que con un enfoque de derechos y justicia restaurativa, busca proteger, educar y restaurar los derechos vulnerados no solo de los adolescentes y jóvenes sino de sus víctimas, con especial énfasis en el reconocimiento y la reparación del daño causado y la inclusión social.

En Casa NUEVAmente, se encontrarán servicios permanentes de atención psicosocial para los jóvenes y sus familias, desarrollo de actividades productivas, culturales y formativas, que incentiven la innovación y el desarrollo en otros escenarios de vida .

El proyecto cuenta con cuatro fases:


1.Vinculación


Una vez aceptada la participación en el proyecto y mediante el uso de la Herramienta PROA (Priorización de Riesgos y Oportunidades para Adolescentes), diseñada por Reconciliación Colombia y la Universidad de los Andes con el apoyo de USAID/ACDI/VOCA, se adelanta un ejercicio de caracterización de cada uno de los jóvenes y adolescentes en seis dimensiones:
1) Recursos personales.
2) Bienestar económico.
3) Salud y bienestar.
4) Vínculos emocionales.
5) Seguridad y condiciones socio demográficas.
6) Valores normativos.


2. Adaptación


A partir de estos resultados, de manera conjunta, se construyen planes de vida con los participantes en donde se definen rutas individuales de trabajo.


3. Acompañamiento


El equipo de NUEVAmente de la mano de diferentes socios, acompaña los planes de vida en materia de educación, generación de ingresos, asesoría jurídica, bienestar e iniciativas sociales y trabajo con sus familias.


4. Salida


Se realiza con cada participante una estrategia de salida a partir la identificación de elementos o criterios para valorar la culminación de la atención según los logros obtenidos en el proceso. Se pone en marcha la capacidad de agencia de cada uno de los participantes.


Este proyecto es una apuesta concreta que hace tangible la misión de Reconciliación Colombia, invitándonos a dar un paso hacia el otro y, de este modo, a no comportarnos como lo dictan el miedo y los prejuicios.

Hablamos con Arley, uno de los participantes del proyecto En Casa NUEVAmente, quien nos habló de su experiencia:

Para ti ¿qué significa “en casa NUEVAmente”?

Realmente con este nuevo proyecto que se está realizando, se formó un ambiente agradable, digamos que literalmente como lo dice la palabra, es una casa donde puedes contar con personas que hacen ya parte de tu familia, te dan consejos, te ayudan, te colaboran en cualquier actividad que necesites, no solamente del proceso sino también en lo personal o familiar.

Cuando uno se siente mal, puede venir y recibir un apoyo, una ayuda, un consejo. Me parce que el concepto que le dieron es muy especial porque realmente es una casa donde hay varios roles también, donde uno se siente agradable.

¿Que hace que te sientas como en casa?


El trato que a uno le dan. Porque realmente los muchachos y las señoritas que están acá le dan a uno un trato donde uno se siente cómodo, con respeto, con humildad, donde uno realmente puede hacer una pregunta sin ser estigmatizado, por lo menos la opinión que uno da la ponen en práctica dentro de la casa y con el apoyo entre nosotros mismos se genera esa confianza para poder llegar a ser una familia.

¿Qué le dirías a los jóvenes que no conocen la casa?

Los invitaría primero que todo a que conocieran el proyecto, luego que realizaran una encuesta de cómo se sienten y que se den la oportunidad de conocer nuevas personas y que puedan tener un aspecto de la vida distinto porque aquí a uno le enseñan a ver de otra forma la vida. Entonces me parece que es una gran oportunidad de conocer cosas nuevas.

¿Qué tienes en mente?

Cuando me hicieron esa pregunta, tenía unas expectativas que cambiaron radicalmente porque mi primer pensamiento fue que esto era pura psicología, que se iban a trabajar solamente cosas como del proyecto y ya, hasta ahí llegaban las cosas, pero realmente le dieron un giro total a esa pregunta y me dieron fue una mejor respuesta: un buen acompañamiento, pues no solo se trata del proyecto sino también si uno se siente agobiado por alguna cosa que le haya pasado en lo personal uno la puede contar con toda la confianza, acá le pueden ayudar, entonces digamos que me cambiaron totalmente la pregunta y ahora es distinto el pensamiento.

¿Qué esperas tener en mente cunando termine el proceso?

Pues la idea es terminar el proyecto como se ha escrito, realizar las actividades y poder servirles como en este momento les he podido servir a ellos (él preparó los snacks del ‘open day’ y atendió la cafetería a los invitados con un compañero). Poder realizar las expectativas que nosotros tenemos ya que la ventaja que ellos nos dan a nosotros es que opinemos que queremos tener aquí en la casa. Realizar no solamente proyectos educativos, sino culturales o familiares, la idea también es que se comparta, no solamente entre nosotros sino con nuestras familias. La idea es que se vincule la familia, como la mamá, el papá, los hermanos o la persona con que viva. La idea es que podamos tener un mejor ambiente, una mejor compostura frente a cada rol que uno tiene.

¿Te gustaría compartir una historia de Reconciliación?

Realmente hace poco me paso, que no iba bien en la relación con mi pareja y efectivamente tenía un taller aquí y pues estaba como achantado, no quería trabajar, estaba bajo de nota y pues aquí los profesionales a uno lo detectan y a uno le hacen la pregunta de ¿qué tenía? Y realmente me sentí en la confianza de decirles lo que me pasaba. Ellos le ayudan a uno a darle un consejo. Y me dieron el consejo de que tuviera paciencia, que hablara con la persona, que llegara a una solución con esa persona y me hicieron hacer una actividad con ella y pues desde ahí, la verdad, ha cambiado mucho la relación para bien y vamos bien gracias a ese consejo que me dieron.

Un consejo sobre escuchar y saber que pensaba la otra persona, respetar la opinión de la otra persona y como apoyarla también en el pensamiento que ella tenía en ese momento. Ellos me hicieron caer en cuenta que no solamente pensara en mí, sino también en la persona, y a ella lo mismo que no solo pensara en ella sino también en mí.

La idea de todo el proceso de reconciliación es que los dos se sientan cómodos y lleguen a un acuerdo también los dos, que todo esté por igual.

¿Sientes que en algún momento te han encasillado en un estereotipo en el que tú no te sentías identificado?

Si, realmente ha habido casos que a uno lo señalan por que cometió un error y piensan que lo va a volver a hacer.
En mis tiempos yo me vestía de forma ancha y pues digamos que lo catalogaban a uno como que es ladrón o algo así o como que “¡uy! Ahí viene el marihuanero” o algo así y pues realmente habían cosas que no eran ciertas. Pues porque si llegue a tener el consumo pero que lo de ladrón y esto o lo otro NO.

En algunos momentos uno sentía como que la gente lo trataba a uno de rechazar por la forma de vestir o por la forma de hablar. A mí me ha pasado muchas veces…  y aún, porque a veces uno va por la calle y realmente la gente y las personas se hacen a un lado y prefieren cambiar de anden o algo así.

A veces me visto ancho o normal-formal pero cuando uno se viste ancho es una cosa muy distinta porque la gente a uno lo trata de discriminar, y pues sin conocerlo a uno. Entonces sí he vivido esa experiencia como de rechazo frente a algunas cosas. También me he dado cuenta que cuando uno se viste formal ya la cosa cambia frente a las personas, para un trabajo o algo así, con las personas si haces una pregunta te la responden educadamente pero si yo fuera con mi pinta ancha a uno lo tratan de rechazar, o si le dan las indicaciones de pronto se las dan a uno mal.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter