SOBRE

SOBRE

NUESTRA HISTORIA

Reconciliación Colombia es una organización sin ánimo de lucro que nació en el año 2014, cuando un grupo diverso de organizaciones decidieron juntarse para trabajar alrededor de la reconciliación nacional.

Lo primero que hicieron fue impulsar una investigación extensa, la cual buscaba rastrear y visibilizar experiencias territoriales de reconciliación en diversos territorios del país. Este proceso, que duró nueve (9) meses, arrojó un balance muy positivo.

Las 508 experiencias identificadas en 29 departamentos mostraron que la Reconciliación ya estaba en marcha, y que sus protagonistas eran hombres y mujeres, jóvenes, afrodescendientes, miembros de comunidades indígenas, emprendedores, artistas, voluntarios, científicos y líderes y lideresas, quienes dedicaban su vida a construir un nuevo país.

Después de la investigación, Reconciliación Colombia realizó cinco (5) grandes foros territoriales, en los cuales se visibilizaron las experiencias identificadas y se deliberó entorno a los desafíos más importantes de la reconciliación. 

En esos foros, se concluyó que la reconciliación era esencial para nuestro país y que había varios mecanismos para impulsarla. También se señaló la importancia que tienen, en los procesos de reconciliación, el mejoramiento de las condiciones de vida de los más vulnerables, las conexiones entre el mundo urbano y rural, el trabajo con las poblaciones más marginadas y estigmatizadas y la construcción de confianza.

Con esas conclusiones, Reconciliación Colombia diseñó una plataforma de programas inicial orientada a fortalecer los proyectos de reconciliación liderados por las comunidades, y a conectar esos proyectos con el mundo urbano y empresarial.

Desde ese momento, Reconciliación Colombia comenzó a recibir el invaluable apoyo de la cooperación del pueblo de los EEUU mediante los recursos de USAID operados por Acdi/VOCA en el programa Alianzas para la Reconciliación.

Dentro de nuestros primeros programas se destacan la Macrorrueda para la Reconciliación y el Fondo de Iniciativas para la Reconciliación, muy enfocados a organizaciones de naturaleza productiva, los cuales concitaron el apoyo de las embajadas de Suecia y de Canadá, así como los aportes de Ecopetrol, de la ARN, del DPS, de ISA, de Bancolombia y de otros aliados que se fueron sumando progresivamente a nuestra iniciativa.

Mientras avanzábamos en nuestros programas, fuimos desarrollando y consolidando nuestras herramientas y metodologías. Creamos nuestro banco de proyectos para la reconciliación, desarrollamos el centro de recursos reconciliadores y pusimos en marcha nuestras metodologías, “prácticas reconciliadoras” y “la reconciliación es nuestro cuento”.

Esta última, nos permitió explorar el trabajo con grupos de jóvenes y, de la mano de ellos, enfocamos nuestra atención en una población a la que hemos dedicado muchos esfuerzos e interés: los jóvenes del sistema de responsabilidad penal para adolescentes (SRPA). Ellos encarnan la necesidad de reconciliación expresada en una “segunda oportunidad” para personas que están reconstruyendo su proyecto de vida.

Reconciliación Colombia es una organización que sigue creciendo y explorando los diversos sentidos de la reconciliación. Y que destina sus esfuerzos a conseguir el sueño que un día impulsó a sus fundadores. El de aportar a proyectos que muestren que es posible reinventarse y reconstruir heridas de un pasado de división y dolor. En Reconciliación Colombia trabajamos con la convicción de que juntos podemos mostrar que otra Colombia sí es posible.

A partir de esta experiencia nos constituimos en noviembre del año 2015 como una Corporación conformada por:

55

Miembros fundadores

7

Miembros afiliados

12

Miembros colaboradores

16

Miembros de gobierno y cooperación internacional

Somos esfuerzo colectivo y sin ánimo de lucro promovido por la sociedad civil colombiana, que suma y coordina capacidades e iniciativas de sus miembros y aliados con el fin de aportar a la recomposición de las relaciones que se han fracturado debido a conflictividades de distinto tipo cuya gestión ha generado división y/o violencia

INTENCIÓN ESTRATÉGICA

El siguiente texto condensa nuestra misión y visión, y expresa los elementos centrales de nuestra identidad institucional.

“Somos un esfuerzo colectivo  sin ánimo de lucro promovido por la sociedad civil colombiana, que suma y coordina capacidades e iniciativas de sus miembros y aliados con el fin de aportar a la recomposición de las relaciones que se han fracturado debido a conflictividades de distinto tipo cuya gestión ha generado división y/o violencia.

En Reconciliación Colombia convergen una diversidad de actores representativos de la sociedad colombiana, como empresas, organizaciones sociales, medios de comunicación, centros de pensamiento, gremios, universidades, entidades de cooperación internacional y entidades del Estado. Por eso, Reconciliación Colombia es en sí misma un espacio de diálogo y de cooperación, donde confluyen distintas visiones de país en un ambiente de confianza.

Comprendemos la reconciliación como un proceso de corto, mediano y largo plazo, que implica transformar imaginarios, cambiar comportamientos, establecer nuevos acuerdos con quienes convivimos, con las instituciones y con la tierra que habitamos, identificar objetivos comunes y, construir así, visiones compartidas de futuro.

Creemos que un modo efectivo para lograr estas transformaciones es llevar a cabo acciones concretas que fomenten la confianza, el diálogo, el trabajo conjunto y la cooperación. Y pensamos que estas acciones deben desafiar el modo convencional de aproximarse a la solución de los problemas.

Para esto, implementamos proyectos, desarrollamos iniciativas y creamos oportunidades para diversas audiencias y comunidades en distintas regiones de Colombia.

En un contexto marcado por la división, la desconfianza y la polarización, nos esforzamos para demostrar que la reconciliación en Colombia sí es posible. Y aspiramos a que, gracias a esto, podamos convocar a todos aquellos que se identifiquen con nuestra causa”.

MAPA ESTRATÉGICO PARA EL PERIODO 2020 - 2022

MAPA ESTRATEGICO CRC
1
¿Para usted qué es la reconciliación?
¿Para usted qué es la reconciliación?
2
¿Para usted qué es la reconciliación?
¿Para usted qué es la reconciliación?

EJES DE TRABAJO TRANSVERSALES

DIÁLOGO

Promovemos la participación, la sensibilización y la pedagogía ciudadana e institucional frente a la reconciliación

REGIÓN

Impulsamos acciones colectivas con enfoque territorial para generar impactos escalables que promuevan la reconciliación.

ACCIÓN

Movilizamos activamente a los diferentes actores de la sociedad para que trabajen colaborativamente y aporten de forma plural a la reconciliación

ASÍ ENTENDEMOS LA RECONCILIACIÓN

La reconciliación, como muchos de los conceptos asociados a la construcción de paz, no tiene una definición única. Se puede decir que la reconciliación se entiende desde visiones que van, desde las nociones asociadas a las relaciones entre víctimas y victimarios, hasta aquellas que tienen más que ver con la transformación de patrones estructurales en sociedades con injusticias y conflictos de larga duración.

En ese panorama, hemos optado por un entendimiento amplio de la reconciliación, el cual hace énfasis en reconstruir las relaciones que han sufrido a causa de distintos tipos de conflictos.

En Reconciliación Colombia reconocemos que la vida en sociedad implica necesaria e inevitablemente tensiones, desacuerdos y conflictos, los cuales son producidos por las discrepancias que existen entre las visiones de mundo, los intereses y las necesidades de los actores involucrados.

Asimismo, consideramos que estas conflictividades no son negativas por naturaleza, pues ellas pueden ser fuente de desarrollo y de progreso. Ello sucede cuando las sociedades transforman pacíficamente sus conflictos y canalizan su fuerza hacia la creatividad, la innovación y el cambio.

Pero hay características sistémicas, contextuales e históricas que hacen que, en ciertas sociedades, los conflictos se gestionen a través de la negación, el rechazo y/o la violencia.  Cuando esto sucede, las sociedades se dividen y las relaciones se resquebrajan. Se generan abismos y la inercia del conflicto se transforma en resentimiento, suspicacia y más violencia. Las distancias se profundizan y se acrecientan con el paso del tiempo y con la reiteración del empleo de esos modos errados para gestionar los asuntos que generan desacuerdo.

Partiendo de ese entendimiento, comprendemos la Reconciliación como un proceso de corto, mediano y largo plazo, cuyo objetivo central es la reconstrucción de las relaciones que han sufrido rupturas a causa de la gestión inadecuada de conflictividades de distinto tipo.

Reconciliarse implica, entonces, reestablecer la comunicación y modificar el lenguaje, reconocer y transformar prejuicios e imaginarios, generar empatía, arriesgarse a confiar y a cooperar, hallar espacios de encuentro y comprender a los otros en sus circunstancias históricas y en sus propias motivaciones y limitaciones.

La reconciliación reta el modo en que estamos acostumbrados a comportarnos cuando vivimos en entornos de violencia. Nos invita a dar un paso hacia el otro y, de este modo, a no comportarnos como lo dictan el miedo y los prejuicios. La reconciliación implica disposición al cambio, asumir conscientemente la transformación y asumir la responsabilidad, y hacer esfuerzos conscientes para construir visiones de futuro compartido.

Reconciliación Colombia

En Reconciliación Colombia entendemos que el ámbito relacional supera las interacciones personales y abarca vínculos más complejos, como los socio-culturales, con el Estado y ambientales. En efecto, las rupturas de relación no se dan únicamente entre individuos, sino también – y mayoritariamente – entre grupos y colectivos, entre individuos y el Estado, y entre los pueblos y su entorno.

Creemos que la reconciliación es parte esencial de la construcción de una paz sostenible y que las sociedades que se esfuerzan en reconciliarse tienen más opciones de adelantar cambios estructurales y de superar desafíos.  Creemos por ello que la Reconciliación favorece la concreción de la agenda de desarrollo sostenible, genera estabilidad para el trabajo conjunto entre el Estado, las comunidades y las empresas, y aporta a la toma de decisiones más responsables con el entorno y con el planeta.